Combatir enfermedades respiratorias con Aromaterapia.

Compartir
Combatir enfermedades respiratorias con Aromaterapia.

Detectar los síntomas iniciales del resfrío es clave para aliviar rápidamente esta alteracion.

Con la llegada del invierno la temperatura ambiental desciende, disminuye la cantidad de luz solar, el día se hace más corto y la actividad física se hace menos frecuente. Cambia nuestra dieta, consumimos menos frutas y más grasas. La jornada laboral parece ocuparnos todo el día, disminuye nuestra energía física y los momentos recreativos son menos frecuentes. Como consecuencia nuestro cuerpo se vuelve propenso a las infecciones, aumentan los contagios de enfermedades respiratorias y comienza a ser común encontrarse con resfríos, congestión nasal, faringitis y/o gripes.
La Aromaterapia es una técnica que se basa en el uso de Aceites Esenciales para recuperar la salud. En Aromaterapia se considera que la enfermedad es un trastorno provocado por una desarmonización energética o emocional (que desencadena finalmente una alteración física), por lo que se puede facilitar el proceso de sanación natural si ayudamos al “enfermo” a reencontrar su armonía haciéndole sentir bien. Descansar, tomar un baño de tina, leer un buen libro, comer algo apetitoso, ver una película divertida, recibir un masaje, etc. puede servir como medicinas cuando se ha perdido la armonía natural en nuestra vida.

La Aromaterapia es una excelente elección si lo que deseamos es reestablecer la armonía de nuestro cuerpo permitiéndole vivir el proceso de sanación natural, mientras se combaten a los agentes infecciosos que están proliferando debido a nuestro desajuste energético. Los Aceites Esenciales pueden usarse para tratar enfermedades infecciosas debido a que poseen diversos antibióticos, antivirales, fungicidas, expectorantes, analgésicos, antialérgicos y estimulantes naturales.

Aromaterapia preventiva.
Generalmente, debido a las bajas temperaturas del invierno, evitamos ventilar adecuadamente los ambientes, no abrimos las ventanas y mantenemos el aire encerrado por mucho tiempo; deseamos no perder el calor de la habitación. Con esto los microbios comienzan a acumularse en el aire y terminan por ingresar a nuestro cuerpo pudiendo enfermarnos.
Si lo que queremos es evitar el contagio masivo en nuestro hogar, consulta u oficina debemos disminuir la carga microbiológica presente en el ambiente. Para esto debemos ventilar adecuadamente la habitación o difundir un aceite esencial desinfectante. Yo recomiendo el aceite esencial de Pomelo (Citrus paradisi), bastan un par de gotas en un difusor para eliminar casi el 100% de los microbios presentes en el aire. Además posee un aroma alegre, fresco y dulce… realmente agradable.
 
Actuar a Tiempo.
Casi el 100% de las infecciones de invierno son provocadas por virus. Estos virus están presente en la atmósfera (en las gotitas de saliva que una persona lanza al toser o estornudar) y entra a través de las vías respiratorias (nariz) o la mucosa oral u oftálmica. Una vez que ingresa a nuestro cuerpo su propagación puede ser muy rápida, de 2 a 5 días, apareciendo los primeros signos clínicos de infección: estornudos, dolor de cabeza, catarro (secreción nasal).
Al detectar estos síntomas lo mejor es usar inmediatamente Aceites Esenciales ricos en Cineol: Niaulí (Melaleuca viridiflora), Ravintsara (Cinnamomum camphora qt Cineol) o Eucalipto (Eucalyptus radiata). Basta con agregar una gota a un pañuelo e inhalar el aroma cada 10 minutos, hasta que los síntomas (dolor de cabeza, congestión nasal) desaparezcan.

Reestablecer el equilibrio.
Si hemos pasado por alto los primeros síntomas de la infección respiratoria es probable que aparezcan nuevos síntomas, como: tos, secreción nasal, congestión, expectoraciones, fiebre, debilidad general, etc. En este caso debemos apoyar las defensas de nuestro cuerpo de dos maneras, a través de vaporizaciones de Aceites Esenciales (inhalación de vapor) y con masajes de Aceites Esenciales diluidos en la zona del tórax.

Vaporización contra resfríos y/o gripe: Agregar una gota de Niaulí (Melaleuca viridiflora), y una gota de o Eucalipto (Eucalyptus radiata) en 500 ml de agua caliente. Inhalar el vapor durante 1 minuto cubierto por una manta, descansar 30 segundos y volver a inhalar por otro minuto. Repetir este tratamiento varias veces al día.

Masaje Terapéutico: A una cucharadita (5 ml) de aceite vegetal de uva o almendras agregar 2 gotas de Aceite Esencial de Ravintsara (Cinnamomum camphora qt Cineol) y 3 gotas de Eucalipto (Eucalyptus radiata), no confundir con el Eucalyptus globulus, el cual es más agresivo. Se frota en el pecho y espalda superior en forma de un suave masaje. Repetir 3 veces al día.


Los aceites esenciales ricos en Cineol son muy importantes en el invierno; utilizados de manera temprana, pueden ser suficientes para pasar un invierno tranquilo y sin grandes infecciones.


Los "vahos" entregan un gran alivio a los síntomas del resfrío.
Etiquetas: aromaterapia, gripe, resfrío
Comentarios