Claves Para Tener Una Lavandería Sustentable

Compartir
Claves Para Tener Una Lavandería Sustentable

Ya se habló en el blog sobre cómo conseguir una oficina más sustentable, y ahora quiero darte estos 6 consejos para tener la lavandería sustentable y ecológica que hará que tengas la consciencia más tranquila.


Lavar la ropa es una de las labores del hogar de la que simplemente no podemos escapar. Comúnmente –y a nuestro pesar– se realiza semanalmente. Pero te diré que esto tiene arreglo.

Si consigues planificar y organizar bien las cargas de ropa en línea con tu rutina, podrás reducir la frecuencia de lavado por quincena o hasta cada 3 semanas. Y esto, sin que interfiera con tu uniforme laboral o estilo de vida.

Estos son mis 6 consejos:

1. CUIDA QUE LAS CARGAS SEAN DEL TAMAÑO CORRECTO

Lo principal para una lavandería sustentable es no gastar recursos ni desgartar las máquinas por usos innecesarios. El agua también es muy valiosa por lo que nunca debe gastarse en vano.

Y para que esto no ocurra en tu lavandería te recomiendo lavar solamente cuando las cargas de ropa sean del tamaño adecuado. Puedes consultar la capacidad de tus equipos en sus manuales de uso. Si no cuentas con ellos procura llenar tus máquinas de 4/5 a 5/6 de su capacidad –visual– cuando se trate de solo prendas y llénalas a 3/4 con artículos más pesados como son toallas y colchas.

En el caso de que requieras lavar una prenda de una carga pequeña, agrega toallas y sábanas. Así completarás el bulto de ropa. Lo he probado y no he tenido inconvenientes con los colores. Aún así, no está de más que verifiques las indicaciones de tus prendas. Y como las toallas no siempre arman una carga completa, incorporarlas en las de las prendas te ayudará a no tirar el agua y a terminar en menos tiempo.

2. ARMA UN GUARDARROPA QUE DURE DE 2-3 SEMANAS

Algo que va muy de la mano con el tamaño de las cargas es tu guardarropa semanal. Si cuentas con uniforme en tu trabajo no aplica mucho este punto. Pero si deseas ayudar al medioambiente, mi sugerencia es que pidas un segundo set de prendas o que le des una segunda usada para que se cubra el lapso que necesitas.

Y si solo hay que lavar una prenda porque ese es tu uniforme lo ideal es hacerlo a mano. No se aprovecharía el agua al máximo pero al menos no se gastará de más.

En el caso de que tengas guardarropa libre es más fácil. Lo más adecuado es conseguir ropa de colores similares o contar con conjuntos para 2-3 semanas. Todo dependerá de la frecuencia con la que desees lavar y las veces que puedas usar cada prenda.

Recuerda ser consciente con las veces que usas la ropa ya que si lo haces más veces antes de lavarla reducirás la necesidad de lavar tan seguido y mantendrás tus prendas en buen estado por mucho más tiempo.

3. LAVA CON AGUA FRÍA

Tienes varias opciones al lavar. Por cuestiones sustentables lo ideal es hacerlo con agua fría y puedes optar por lavar con agua caliente solo las prendas que estén muy sucias. Para eliminar gérmenes puedes lavar también las toallas con agua caliente.

Ya había mencionado que el 90% de la energía de la lavadora va destinada a calentar el agua por lo que es un buen punto a considerar.

Si optas por usar agua fría estarás reduciendo en grande el consumo de energía, o si prefieres la caliente te quitarás el pendiente de los gérmenes (que también el detergente ayuda mucho en eso). Todo esto, sumado a que reducirás la frecuencia de lavado, significará en un ahorro mensual para tu hogar.

Pero este punto de la temperatura lo dejo más a tu criterio y a tus necesidades; lo que vaya mejor contigo.

4. SECA CARGAS JUNTAS

Si sigues estos consejos las cargas no deberían ser problema pero, ¿qué si no todas las prendas se pueden secar en máquina? Ciertamente, estaríamos descompletando las cargas por lo que esperar a la siguiente es una buena idea.

Las prendas cuando se destiñen lo hacen durante el ciclo de lavado, así que exprime estas prendas complicadas y mándalas a la secadora; que es más segura para mezclar.

Para aprovechar el ciclo de secado puedes esperar a que se junten más prendas y optar por un ciclo más intenso. Podrá tener una duración más larga pero será menor tiempo que dos ciclos de secado. Te ahorrarás tiempo y tus prendas estarán bien secas.

5. MENOS EN EL TENDEDERO, MENOS EN LA SECADORA

Otra opción para reducir los ciclos de secado es tender la ropa y después de un rato pasarlas al ciclo de secado más corto. No necesitarás de tanto tiempo para secarse en la secadora y tampoco tendrán que estar tanto tiempo tendidas.

Otra cosa que puedes hacer es esperar a que se junten dos cargas en el tendedero y secarlas en la máquina juntas. Ahorrarás mucho más con este método.

6. UTILIZA PRODUCTOS ECOLÓGICOS

Una lavandería no puede ser sustentable si los productos que utilizas no cumplen con estos estándares. Los productos ecológicos son tan buenos como los que contienen químicos más abrasivos.

La diferencia es que estos productos no dañan al ambiente ni se han fabricado a base de pruebas con animales. Utilizando productos ecológicos te aseguras de hacer el menos daño a nuestro mundo y podrás dormir con la mente tranquila.

Nuevamente hemos visto cómo darle ese enfoque sustentable a otro espacio del hogar. ¿Qué opinas de estas acciones para la lavandería? ¿Te apuntarás alguna?

Comentarios