Cinco pasos claves para que tu felicidad sea permanente

Compartir
Cinco pasos claves para que tu felicidad sea permanente


Cinco pasos claves para que tu felicidad sea permanente

Muy a menudo tenemos la idea que la felicidad es algo inalcanzable, que depende exclusivamente de nuestros logros externos, que no tenemos la capacidad o que es imposible ver que en momentos de dificultad también podemos atravesarlos en paz y con dicha, que en realidad todo depende de cómo miremos la situación y cuan entrenados estemos.
Entonces vamos a lo concreto, sabemos que todo es una cuestión de práctica, de ser muy amorosos con nosotros mismos para animarnos a hacer el ejercicio día a día, así como vamos a nuestro trabajo y le dedicamos tiempo, atención, eficiencia, así vamos a comenzar día a día con nosotros mismos.
¿Preparados?
Aceptar: Palabra poderosa, clave, fundamental. ¿Y qué significa?
Es aceptar la situación tal cual está, gastamos mucha energía en pelear luchar para que las cosas sean diferentes, sean como nosotros queremos, y se nos va el día, la vida luchando contra algo que sabemos no podemos controlar. Que las cosas suceden y frente a eso la actitud de aceptar el la primera herramienta para mejor lo que sea que no nos guste de eso que está pasando.
Sentir: Palabra polémica, incómoda. Nos enseñaron exactamente lo opuesto, no sentir, tapar, fingir que nada nos afecta. ¿Y qué sucede cuándo hacemos esto? Empezamos a llenarnos de estrés, y esa situación difícil que nos cuesta aceptar se hace más grande porque claramente hay una carga emocional que está detrás y no fue liberada. Por eso muy importante preguntarnos, ¿qué estoy sintiendo?
Mover: Palabra amorosa que nos permite vaciarnos, fluir con las emociones para darnos el espacio y sentir, sea tristeza, enojo. Y en ese abrazo estoy aceptando lo que de verdad internamente me está sucediendo. Entonces llamamos mover a permitir que la emoción sea sentida. Si por ejemplo estoy triste lloro, si estoy enojada agarro un cojín y grito hasta que la sensación se haya ido.
Soltar: Palabra muy popular, que a veces se confunde con “nada importa”.
Esto no es así, con esta acción nos referimos a una vez que realizamos los pasos anteriores poder soltar los pensamientos repetitivos que ya no tienen carga emocional, para no alimentarlos y poder estar presentes en la situación.
Elegir: Palabra que implica mucha responsabilidad, estamos acostumbrados a ser víctimas de lo que nos sucede. Con el cambio de foco en apreciar y agradecer la situación tal cual es, nos convertimos en creadores, viendo qué podemos mejorar, qué opciones tenemos, que elegimos y así la vida se nos vuelve un desafío permanente pero que en nuestras manos está la posibilidad de vivir de una manera más plena, disfrutando los momentos sin tantas ideas de cómo deberían ser.
Este último paso lo logramos habiendo hecho los anteriores, para poder elegir, apreciar, agradecer, debemos aceptar, sentir, mover y soltar previamente.
Parecen muchos pasos pero una vez que nos vamos entrenando y practicando cada vez más se hace muy natural, porque la vida fluye con esto, la vida fluye cuando somos nosotros conectados con ella.
¡¡Se puede!!
¿Estás lista-listo para el desafío?
Fuente: Vivir para volar de Isha Judd. Meditación. Bienestar


Comentarios