Chantaje emocional: qué es y cómo actuar ante él

Compartir
Chantaje emocional: qué es y cómo actuar ante él

El chantaje emocional es una forma inadecuada, irrespetuosa y agresiva de comunicación, que muchas personas utilizan, a veces sin darse cuenta siquiera.


Quienes suelen comunicarse de esta manera, expresan una petición de cambio, solicitan ayuda o simplemente expresar disconformidad y queja, con un objetivo claro de conseguir lo que quieren. Es una manera egoísta de comunicación, que no tiene en cuenta los deseos de la otra persona.

Muchos niños aprenden este tipo de comunicación a temprana edad y lo internalizan como normal. Frases como “Te dejo ser mi amigo si me regalas ese libro”, o “Si fueras un buen hermano jugarías conmigo” son típicas expresiones de chantaje emocional.

[También te puede interesar leer: Cómo darte cuenta de que eres una persona tóxica]

Se podría decir que se trata de una sutil forma de manipulación. Pues busca influir la voluntad de la otra persona, con el fin de conseguir que actúe como uno quiere y no como desea realmente.

Detectar y frenar el chantaje emocional es importante, no sólo para uno mismo, sino también para la persona que lo ejerce. Pues muchas veces ellas lo hacen sin darse cuenta, y también terminan sufriendo las consecuencias.


Tipos de chantaje emocional

chantaje emocional

De acuerdo al tipo de estrategia que utilice el “chantajista”, se pueden distinguir tres tipos de chantaje emocional.

1. Culpa

Utilizar la culpa como método de manipulación es, lamentablemente, algo muy usual. De hecho, es algo tan común que muchas veces pasa desapercibido por quienes sufren este tipo de trato.

Sentir culpa nos lleva muchas veces a actuar en detrimento de nuestros propios intereses, y es algo que debemos evitar.

Algunas frases típicas de quienes usan la culpa como chantaje emocional son:

  • No puedes hacerme esto con todo lo que he hecho por ti. 
  • ¿Vas a dejarme sola? ¿No ves que estoy mal y que necesito?
  • Me decepcionas teniendo esa actitud. 

2. Agresión

Es la forma más directa y dura de chantaje emocional. Utiliza el castigo como método de manipulación, y busca generar miedo.

Las frases que revelan este tipo de estrategia son:

  • Si no haces lo que pido me voy. 
  • Si sigues haciendo eso, te olvidas de mí para siempre. 

3. Regalos

Esta última forma de chantaje emocional es la más difícil de detectar, porque en principio no se ve como algo malo.

El problema es que detrás de una actitud linda, como hacer regalos o promesas, se esconde la manipulación. Es decir, esas cosas que nos “regalan” en realidad no son desinteresadas, sino una manera de tenernos atados. Se parece más a un premio por tener la actitud que el chantajista desea.

Se puede notar en frases como:

  • Si me acompañas al concierto te acompaño al médico.
  • No me dejes, prometo hacer todo lo que desees. 
  • Hagamos ese viaje juntos, pero antes ayúdame a pagar el coche. 
[También te puede interesar leer: 5 rasgos en común que te permitirán detectar personas manipuladoras]

chantaje emocional

Por otra parte, el chantaje emocional es común en estos tipos de relación:

1. De padres a hijos

Es muy común que los padres utilicen el chantaje emocional para dirigirse a sus hijos. Lo peor es que muy posiblemente, ellos luego lo repliquen.

Ejemplos de este tipo de chantaje son:

  • Como sigas así enfermaré.
  • No sé porque disfrutas haciéndome daño.

[También puedes leer: 5 tipos de personas tóxicas que deberías sacar de tu vida]

2. De padres hacia los hijos en las separaciones

Cuando se produce una separación, los hijos quedan irremediablemente en el medio. Y muchas veces los padres, para “ganarle” el amor de sus hijos la ex pareja, terminan recurriendo al chantaje emocional.

Podríamos decir, que intentan manipular a sus hijos para que los elijan antes que a su otro padre. Claro que no suelen hacerlo a propósito, pero de cualquier modo puede ser muy dañino para los hijos.

  • Con todo lo que te quiero y eliges ir con tu madre (o padre) de vacaciones.
  • Me hacen daño pasando tan poco tiempo conmigo, siento que no me quieren.
  • Dile que quieres quedarte más días conmigo y así podemos ir a la playa.

3. En la pareja

Muchas relaciones de pareja terminan basándose en el chantaje emocional. Son relaciones que podríamos llamar “tóxicas”, porque no se ven respaldadas en verdadero amor.

Claro que aprendiendo a comunicarse asertivamente la pareja puede salir de este estado de chantaje emocional y recuperarse, pero es muy importante detectarla a tiempo.

Ejemplos

  • Cuando tienes esa actitud siento que no valoras la relación. 
  • Si sigues actuando así me voy de esta casa. 

Cómo actuar frente al chantaje emocional

chantaje emocional

Lo primero para acabar con el chantaje emocional es reconocerlo. Entender que no es bueno ni normal que una persona de nuestra confianza no esté sobornando todo el tiempo. El cariño se construye, no se compra ni se exige.

Además, como dijimos al comienzo, hay que entender que el chantaje emocional no le hace bien a ninguna de las dos partes. Y que en cambio es mucho más saludable para todos hablar las cosas con claridad y comunicarse asertivamente.

Así, una vez descubierto este tipo de trato, es importante hablarlo, e intentar llegar a acuerdos por fuera del chantaje.

Pero también, para quien recibe este tipo de manipulación, es necesario trabajar el autoestima. Entender que uno tiene derecho a hacer lo que le hace bien sin sentir culpa por ello, y que si alguien a quien queremos no lo entiende, debería alejarse de nuestra vida.

[Lee también: 5 formas de aumentar la confianza en ti mismo ]

¿Has sufrido chantaje emocional alguna vez? ¿Lograste acabar con ese tipo de relación?

Fuente:
Comentarios