Cambiar los hábitos alimenticios para reducir el estrés  

Compartir
Cambiar los hábitos alimenticios para reducir el estrés  

Cambiar los hábitos alimenticios para reducir el estrés  


El estrés es quizás la enfermedad más común que sufre la sociedad moderna, el trabajo, problemas en casa, el tráfico y hasta el simple hecho de buscar un puesto en un estacionamiento puede resultar el detonante de toda la presión que tienes acumulada.  

Hay múltiples formas de combatir el estrés y una de ellas es a través de tus hábitos alimenticios, no creas que porque tengas una dieta balanceada es suficiente, es la punta de lanza, pero debes tener en cuenta otros elementos que te harán vivir de forma más tranquila.    

Te debes estar preguntando por qué no es suficiente tener una dieta balanceada, de nada sirve comer las porciones ideales en tus comidas diarias si lo haces a destiempo, en las horas no adecuadas, es por ello que tener unos hábitos alimenticios que sean constantes son importantes.  

Vamos a comenzar por lo más simple, estos son algunos cambios que debes realizar para reducir el estrés en tu vida:  

·         No te saltes las comidas: cuando no ingieres por ejemplo el desayuno, tu cuerpo no tiene la dosis suficiente de energía, no podrá funcionar correctamente y no desempeñarás tus labores con normalidad, por eso es tan importante no saltarte algunas de las comida y hacerlo a la hora indicada.  

·          Debes comer por lo menos cinco veces al día: además del desayuno, almuerzo y cena, ingiere alguna merienda a media mañana y en la tarde, siempre y cuando sean saludables, alguna fruta o ensalada.

·         No cenes justo cuando te vas a dormir: siempre es recomendable haber ingerido la última comida unas dos horas antes de irte a la cama, así tu cuerpo podrá realizar la digestión de forma adecuada.

·         A la hora de comer no realices otra actividad: olvida el celular y mucho menos lo hagas frente a la computadora, tu cuerpo realizará dos acciones a la vez, por lo que no podrás estar del todo enfocado, incluso tu comida puede llegar a caerte mal.

·         Cuidado con los dulces: los postres son recomendables para media tarde, pero no los comas en grandes porciones, ni tampoco consumirlos todos los días.

·         Prohibido el alcohol en grandes cantidades: cuando más estresado estás tiendes a tomar mayor cantidad de bebidas alcohólicas, pero es allí cuando debes olvidarte de ellas, ya que al final resulta mucho más perjudicial para la salud.    

Y lo mejor de todo esto es que no necesitas una vida para realizar todos estos cambios que te ayudarán a mejorar tu salud y tu cuerpo, según estudios científicos solo necesitas de 66 días para eliminar los malos hábitos y cambiarlos por unos más saludables.  

Dile no a comer emocionalmente
 

Cuando estás estresados da por comer, pero no siempre con los mejores alimentos, sino aquellos llenos de azúcar, grasa, afectando no solo el peso, sino al organismo, por lo que debes estar muy atento a lo que ingieres.  

Ten siempre a la mano alguna barra energética, de cereales, que te ayudan a calmar la ansiedad que puedas sentir, son muy saludables, además de dar energía, ayudan a mejorar la digestión, favoreciendo la evacuación diaria, gracias a la gran cantidad de fibra que poseen.  

A tu favor  
 

Cuando tienes mucho estrés lo más probable es que comiences a padecer de insomnio, es por eso que te recomendamos que tomes una taza de té negro todas las noches, además posee antioxidantes que son beneficios para el cuerpo humano.  

Si el sabor del té negro no te gusta, el té de manzanilla es otro de tus aliados, ayuda al cuerpo a relajarse y te hará dormir mucho mejor.   No dejes que el estrés afecte tu vida, sigue estos consejos alimenticios y te comenzarás a sentir mejor.   

Comentarios