Bioquímico utiliza bolsas de plástico para hacer arte

Compartir
Bioquímico utiliza bolsas de plástico para hacer arte

TRANSMUTACIÓN

Dice el diccionario de la Real Academia Española, “transmutar”: mudar o convertir algo en otra cosa.

De pensamientos con sabor a angustia nació, confusamente, esta serie de esculturas, hechas con montones de bolsas de supermercado, de envolturas de gaseosas, celofán, parafina del laboratorio, pipetas, sorbetes y otros objetos de nylon, polietileno, poliestireno, en fin, de “plástico”, que daba vueltas por la casa, con resabios de contaminación. Todos ellos deshechos, resto de objetos al borde de la muerte, agonizantes, que transmutaron en algo vivo y no inerte, porque el arte vive. Vive en sus representaciones, que no son más que las manifestaciones del artista, que respira en ellas.
Será por este nacimiento en la inquietud y el desasosiego, que Transmutación se funde, se estira, se retuerce y se desgarra, en una trama compleja de texturas, colores y brillos que remiten a vísceras, que no son más que la metáfora del desconsuelo, pero al mismo tiempo y por extraño que parezca, simbolizan la esperanza de volver a ser.
De la misma forma en que los objetos transmutaron, fueron y son otra cosa, el torbellino de pensamientos negativos que inicialmente me paralizó, se transformó en entusiasmo, desafío y satisfacción. Entonces, aquella confusión inicial se consolidó en estas esculturas, una serie de obras realizadas con todo aquello que en apariencia ya no sirve, pero que renace.
Es por esto, que esta muestra invita, a todo aquel que se acerque, a experimentar la transmutación, el cambio, el devenir de un no ser en existencia.
La experiencia de investigar estos materiales para mis esculturas resultó fantástica, fue la aventura de saberme un hacedor.
Miguel Angel De Cristófano
Marzo de 2017.

Comentarios