Así puedes comprobar que tu comportamiento no depende de ti mismo

Compartir
Así puedes comprobar que tu comportamiento no depende de ti mismo

Hace algunos años dos psicólogos de la Universidad de Toronto y la de Nortwestern realizaron un curioso experimento. Le pidieron a las personas que les contaran algo realmente malo que hicieron en el pasado, algo que los comía por dentro hasta ese día. Al finalizar, les dieron la opción de lavarse las manos y poco después les pidieron ayuda para otro experimento, esta vez sin paga, para unos alumnos que estaban apunto de reprobar un par de materias y necesitaban ayuda inmediata.  


 De las personas que no lavaron sus manos, el 71 % aceptó ayudar, mientras que sólo el 41 % de lo que sí se las lavaron accedieron al nuevo experimento. Esto demostró que los que se lavaron las manos sentían que habían lavado sus pecados y no estaban obligados moralmente a prestar sus servicios.  


lavarse las manos

 La realidad es que lavarte las manos no lava tus pecados. Lo que sucede es que mucha gente tiene inscrita la idea que lavar implica purificar y que eso puede llevarse al plano ético o moral. Eso lo podemos relacionar con la religión cristiana, en la que lavar manos y píes tuvieron un papel importante en la muerte de Jesús, pero es sólo una alegoría que ha persistido por miles de años. Si pensamos que nos purificamos por lavar nuestras manos, ¿qué más hacemos sin darnos cuenta?  

Mente

Existen muchos estímulos que llegan a nuestro cerebro sin que nos demos cuenta. Por más que queramos creer que somos totalmente racionales, que todo lo que hacemos y decidimos pasa por el filtro de la razón, en realidad la mayoría de las veces actuamos por instinto o a través de filtros de nuestra memoria emocional.  

Cuando un estímulo del pasado afecta la forma en que nos comportamos o cómo percibimos otros estímulos en el futuro, se le llama primado o priming. Esto es lo que nos ayuda a darle significado a muchas cosas, generales y particulares. Por eso una alberca nos puede hacer pensar en vacaciones, pero también cierto modelo de un juguete nos puede regresar a la infancia y podemos atesorarlo más que un auto nuevo.  


noción priming

El primado sucede inconscientemente, por eso no lo podemos forzar en nosotros, pero eso no implica que muchas compañías no lo hagan, por eso no importa que sólo te expongas una fracción de segundo a un comercial, poco a poco entrará en tu subconsciente y tu parte emocional dictará si la acepta o no.  

El primado es importante porque te permite hacer muchas tareas complejas sin tener que prestar atención detallada a todo. Manejar un auto a más de 100 kilómetros por hora es una tarea sorprendente para un humano, pero muchos lo hacen de forma automática, y es por ese tipo de pensamiento; lo racional y lo emocional trabajan juntos.  

La próxima vez que compres algo, sólo piensa cómo es que pudiste llegar a pensar que necesitabas exactamente eso y te darás cuenta que tu vida está marcada por pequeñas cosas que construyen tu propia realidad.

Fuentes:
Comentarios