Así es la isla sin gimnasios pero con cuerpos de hierro

Compartir
Así es la isla sin gimnasios pero con cuerpos de hierro

En la playa los compras todo el tiempo, en la ciudad son un lujo que pocos pueden encontrar en las calles, y se vuelven muy tristes en los envases del supermercado: hablamos de los cocos. Su agua es deliciosa y refrescante, y eso es suficiente motivo para celebrarlos.


Pero para un pueblo en Indonesia, los cocos también representan el secreto que mantiene a todos sanos y no sólo fuertes, sino con increíbles cuerpos de acero.  

coco

Se trata de la gente Saak, que vive en Indonesia, sobre todo en la región de Lombok, uno de esos destinos conocidos como “paraíso en la tierra”. Una reportera de PlayGround visitó el destino, pero en lugar de quedarse en los lujosos hoteles o módicos pero divertidos hostales, decidió pasar unos cuantos días con la gente Saak, sobre todo con el joven Aziz.

¿Qué tiene de raro este jóven? Que sin haber pisado un gimnasio en su vida (en Lombok no existen) ni haber hecho una rutina de abdominales jamás, sería la envidia de cualquier fisicoculturista.  

Aziz

Su secreto

La mejor forma de mantener esa forma no está en ir una hora diaria a crossfit, comprar proteína en polvo y ver cuánto puedes cargar en las barras, sino en subir unas 5 veces por día a una palmera. “Este es el alimento más saludable que hay. Los mejores cocos suelen tener de cinco a siete meses y el que estás bebiendo debe tener unos seis”, asegura aziz a Meritxell Martorell.  

Además de tener un cuerpo envidiable sin pagar un gimnasio, sus horarios laborales son de tres o cuatro horas al día debido a las altas temperaturas. Sin embargo, gracias a ese corto trabajo cosechan todo lo que necesitan y viven una tranquila vida sin preocupaciones ni distracciones.  

Lo que unos llaman Slow travel que implica viajar sin prisa y aprender las costumbres de los locales, con ellos se podría considerar slow living, una paz que radica en no tener impactos visuales tan exagerados como en occidente.  

Lombok

Claro que no todo es el coco, su alimentación es austera, pero no por eso pobre. Toman café antes de comer y no después para no tener tanto apetito y comer exactamente lo que el cuerpo necesita.

 Además indudablemente, tratándose de un país asiático, la base de su alimentación es el arroz y gran parte de sus platillos son bastante picantes.  

Mascar chicle, comer frutas entre comidas, una dieta a base de arroz bajo en sodio y rica en fibra y mucho ejercicio en el que la recompensa es un nutritivo coco hacen de la gente saak la envidia de todo el mundo y uno de los mejores estilos de vida que puedes imaginar.  

Fuentes:
Etiquetas: ejercicio, turismo, viajes
Comentarios