Así es ahora la vida de Omran, el niño sirio que se convirtió en un símbolo

Compartir
Así es ahora la vida de Omran, el niño sirio que se convirtió en un símbolo

Quizás recuerdas a Omran Daqneesh: el pequeño de solo 4 años que el año pasado fue portada de los diarios de todo el mundo luego de sobrevivir a un bombardeo en Siria.


Su rostro se convirtió en un símbolo de lo que estaba sucediendo con los niños en Siria, que aún continúan viviendo en constante riesgo de ser alcanzados por un bombardeo.  

Su imagen, con la cara cubierta de polvo, aturdido, sentado en una butaca naranja con la cara repleta de sangre dentro de una ambulancia, es quizás una de las más desgarradoras que se hayan difundido en los medios. 

Diez meses después, Omran vuelve a aparecer en la televisión. Junto a su familia, fue entrevistado por un medio sirio. Y su aparición en cámara estuvo llena de polémica.

Por un lado, en algunos medios de comunicación de distintas partes del mundo se dijo que, en esta aparición televisiva, Omran estaba siendo usado por el gobierno de Bashar al Assad para mejorar su imagen, ya que la entrevista fue realizada por una periodista adepta del régimen. 

Incluso en algunos medios (citados en las fuentes) se afirmó hace alrededor de un mes que el gobierno de Bashar al Assad tenía bajo arresto domiciliario a esta familia, porque la imagen del niño había sido usada en su contra. 

Mientras tanto, Kinana Allouche, la periodista que conduce el programa, acusó a los medios de haber utilizado la imagen de Omran para dañar al régimen, y continúa negando la responsabilidad del gobierno en el bombardeo sobre el edificio de viviendas que aturdió a Omran y costó la vida a su hermano mayor. Allouche subió varias fotos con Omran a la red social Facebook, una de ellas acompañada de un texto: "El pequeño Omran, que fue utilizado por los medios para golpear [dañar la imagen] al Ejército sirio, ahora vive en el estado de Siria con su Ejército, su líder y su gente".

Pero la realidad es cruda: mientras los "bandos" se siguen acusando unos a otros de tergiversar la información y niegan responsabilidades; los niños mueren. Algunos continúan viviendo en Alepo o en otras zonas donde una bomba puede volar en cualquier momento. Otros pierden la vida intentando migrar a Europa como refugiados. Incluso algunos, que lo logran, luego desaparecen en manos de redes que les auguran un futuro peor.

¿Hasta cuándo lo seguiremos tolerando?

Fuentes:
ABC
Etiquetas: guerra, siria
Comentarios