ARBIO PROTEGE EL BOSQUE AMAZÓNICO

Compartir
ARBIO PROTEGE EL BOSQUE AMAZÓNICO

Cabaña en medio del bosque donde se realizan las actividades de conservación de ARBIO.

Tatiana Espinosa es Ingeniero Forestal y ha recorrido los bosques amazónicos desde sus prácticas a fines de los años 90. Al graduarse, se dedicó a desarrollar su tesis y a laborar en Madre de Dios en temas de manejo forestal, fauna silvestre y productos no maderables como la castaña. Recorriendo los bosques de la región quedó impresionada por el crecimiento de la tala ilegal y expansión de la frontera agrícola, situación que proyectaba acelerarse aún más con la construcción de la carretera interoceánica. En el año 2006 solicitó y obtuvo la concesión de un bosque de 916 hectáreas en el distrito de Tambopata para dedicarla a la conservación e investigación; esta concesión fue otorgada por un plazo renovable de 40 años por el gobierno peruano. Luego de estudiar la Maestría en Conservación de Bosques Tropicales en CATIE - Costa Rica, regresó a la Amazonía para poner en marcha el proyecto.

En el año 2010 fundó la asociación Arbio en Puerto Maldonado, para dedicarse a proteger y conservar esta área. Al inicio, en este lugar de selva virgen, se dormía en carpas; cada expedición era una aventura total. Para llegar hasta el lugar se navega el río Las Piedras alrededor de 4-5 horas desde Puerto Maldonado; como no es una ruta comercial, la primera inversión fue adquirir un bote con motor peque. En el año 2011 se construyó una cabaña a orilla del río Piedras, en la Reserva Natural Arbio (RNA). Se implementaron las actividades de patrullaje y monitoreo con la presencia permanente de un custodio forestal en el lugar. También se inició la investigación de flora y fauna en el bosque. Se registra avistamientos de especies importantes que confirman la buena conservación del bosque (águila arpía, oso bandera, jaguar, puma, tapires, entre otros).
Durante los años 2012-2014 se construyeron otras instalaciones como baños, cocina y torre de vigilancia. Personas de diversas partes del mundo que apadrinan hectáreas en la Plataforma de Conservación (www.arbioperu.org) han visitado el Bosque de Arbio y han compartido la experiencia de conservación “in situ”. Se realizan censos de forestales a fin de obtener información de árboles maduros que permiten conocer el estado del bosque y organizar una base de datos para ser puesta a disposición de las personas que desean adoptar árboles majestuosos que forman parte del ecosistema. A mediados del 2016 Arbio y Somos Azúcar, organización aliada que desarrolla software libre, participaron en la Hackaton por la Amazonía organizada por ESAN, MINAM y la SPDA. El desarrollo fue una aplicación para la adopción de árboles “ADOPTARBOL”, una app para smartphones, con la que obtuvo el 4to puesto y el desarrollo de un prototipo para su posterior implementación final. Con esta aplicación, Arbio busca poner más cerca de las personas la oportunidad de involucrarse y tomar conciencia de la protección y conservación de nuestros bosques tropicales amazónicos. En las investigaciones biológicas para evaluar la riqueza de especies de fauna del bosque se han registrado 4 especies de reptiles en categoría de amenaza (2 caimanes y 2 tortugas). En aves, se han registrado 260 especies (durante 9 días de evaluación) 3 de ellas en estado de amenaza. La conclusión de estas investigaciones muestran un sano estado natural del bosque, motivo por el cual Arbio apuesta por la continuidad de sus labores en pro de la conservación de este maravilloso ecosistema forestal que actualmente se encuentra amenazado, sobre todo por la tala ilegal de especies maderables como el Shihuahuaco (Dipteryx micrantha).
Desde el 2012 opera una plataforma web como herramienta de micro financiamiento para poder hacer posible la ejecución de diversos proyectos en el bosque. El sistema permite visualizar las 916 hectáreas de la concesión de Arbio en Google Maps, la cual muestras sobre el mapa cuadriculas de bosque de una hectárea, cada una que pueden ser seleccionadas por cualquier persona en el mundo, para su protección. Apadrinar una hectárea del bosque de Arbio significa un aporte al proyecto de US$33 al año; el padrino asigna la hectárea a su nombre en el sistema, obtiene un certificado personalizado virtual con la información de su hectárea protegida, y recibe información periódica sobre sobre las actividades que se realizan en el bosque de Arbio.
  Han pasado 5 años desde que el primer padrino seleccionó una hectárea de este maravilloso lugar para su protección; y a la fecha,  se encuentran apadrinadas 250 hectáreas; los padrinos son en un 98% de nacionalidad extranjera. Un mundo mejor es posible. Ustedes también puedes ser parte de este valioso proyecto seleccionando y apadrinando una hectárea de bosque en www.arbioperu.org  Para hacer donaciones específicas por proyectos entra a: www.arbio.pe.

Tatiana y una turista italiana navegando el rio Las Piedras, Tambopata, Perú.
Comentarios