Aprueban el uso medicinal del cannabis en Argentina

7.5K
Aprueban el uso medicinal del cannabis en Argentina
7.5K

El uso medicinal del cannabis o cáñamo es un tema que actualmente está en el centro del debate en muchos lugares del mundo. Hace solo dos meses, México aprobó el uso medicinal del cannabis en su constitución. Ahora es el turno de Argentina para legislar al respecto.


El 29 de marzo, luego de casi cinco horas de debate, la ley de cannabis medicinal del cáñamo en Argentina fue aprobada por 58 votos positivos y cero negativos.

Entre las enfermedades que se pueden tratar con derivados del cannabis o cáñamo (por lo general con su aceite, y de forma paliativa para aliviar los síntomas) se encuentran la epilepsia refractaria, el Parkinson, el VIH, el cáncer, la esclerosis, el autismo, y la atrosis.

[Puedes leer aquí la historia de Grace, una niña mexicana cuya vida cambió desde que se encontró con el cannabis medicinal]


aceite de cannabis

Durante la sesión, los senadores escucharon a médicos y a madres de niños enfermos que expusieron sus argumentos sobre los beneficios del uso medicinal de la planta de marihuana, una práctica que tiene al menos 5.000 años.

La nueva ley, que deberá ser reglamentada en los próximos 60 días y entonces entrará en vigencia, tiene el objetivo de establecer un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico o paliativo de la planta de cannabis y sus derivados. 

La ley también propone la creación, en el ámbito del Ministerio de Salud, de un programa nacional para el estudio del uso del cannabis medicinal.

El cáñamo lleva años en el centro del debate: por una parte están quienes afirman que se trata de una planta sustentable que puede utilizarse como combustible, como fibra para la fabricación de materiales resistentes, y como medicina, y que por eso se debe terminar con su prohibición.

Por otra parte, están los que creen que su uso y cultivo debería estar prohibido para evitar el uso de la marihuana como droga recreativa.

En un punto medio se encuentran quienes sostienen que lo mejor es regular para permitir algunos de sus usos y no otros. Esta ley tiene ese objetivo, ya que permite y controla el uso medicinal del cannabis pero no permite, por ejemplo, el autocultivo, siquiera con el fin de fabricar aceite medicinal.

¿Qué dice la ley?

cannabis medicinal

  • Llama a establecer un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados.
  • Crea el Programa Nacional para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales, que dependerá del Ministerio de Salud.
  • Establece que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) permitirá la importación de aceite de cannabis y sus derivados, cuando sea requerida por pacientes que presenten las patologías contempladas en el programa y cuenten con la indicación médica pertinente y que la provisión será gratuita para quienes se encuentren incorporados al programa. 
  • Establece que se priorizará y fomentará la producción a través de los laboratorios públicos nucleados en la ANLAP (Agencia Nacional de Laboratorios Públicos) y que se podrá autorizar el cultivo de cannabis por parte del Conicet e INTA con fines de investigación médica y/o científica. No se establecen permisos para el autocultivo.
  • Crea un registro nacional voluntario para la inscripción de los pacientes que utilicen aceite de cannabis y sus derivados, y de sus familiares, y un  Consejo Consultivo honorario, que estará integrado por instituciones, asociaciones, organizaciones no gubernamentales y profesionales del sector público y privado que intervengan y articulen acciones en el marco de la ley.
  • Establece que el Estado nacional lo impulsará a través de los laboratorios de Producción Pública de Medicamentos nucleados en ANLAP. 
Además, entre los objetivos que la ley se propone, se encuentran: establecer lineamientos y guías adecuadas para la asistencia, el tratamiento y la accesibilidad a estos medicamentos; garantizar el uso gratuito del aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis a toda persona que se incorpore debidamente al Programa; desarrollar evidencia científica sobre diferentes alternativas terapéuticas a problemas de salud; investigar los fines terapéuticos y científicos de la planta de cannabis y sus derivados en la terapéutica humana; investigar sobre los efectos secundarios del cannabis medicinal; proveer asesoramiento y seguimiento del tratamiento a la población afectada que participe del programa; y garantizar la formación continua de los profesionales.

La ley establece un período de 60 días para que se lleve adelante la reglamentación, y entonces todo esto comience a aplicarse.

¿Qué te parece? 

Fuentes:
Comentarios