Aprender a recibir _ Meditación

Compartir
Aprender a recibir _ Meditación

se nos ha enseñado más a dar que a recibir, de hecho en ocasiones al recibir puede aparecer una sensación incomoda en el cuerpo. Dar, darnos y quedarnos vacias es más común de lo que imaginamos.

Eres de las que le gusta ayudar a los demás, siempre estas haciendo para otros, ocupada en los otros, dando tiempo a los otros, incluso descuidando tus propias necesidades para complacer a otros, con la secreta esperanza de que será correspondido sin tener que pedir.
Cuando el balance entre lo que das y lo que recibe no está equilibrado, pueden aparecer emociones que llevan a sentirnos explotadas y decepcionadas. Sin embargo, también sirve de la manipulación encubierta para obtener sus resultados deseados. Hay mucho que decir sobre esto. Por diversas razones, se nos ha enseñado más a dar que a recibir, de hecho en ocasiones al recibir puede aparecer una sensación incomoda en el cuerpo. Dar, darnos y quedarnos vacias es más común de lo que imaginamos.

En lo personal, me ha costado trabajo aprender a recibir. Crecí con la idea de que tenía que ser totalmente independiente y que si iba a pedir ayuda tenía que ser sólo en casos extremo, no debía Molestar. Ha sido todo un proceso de aprendizaje. Quizá esto te resuene!

A continuación describo algunas actitudes que aparecen cuando tu personalidad está orientada a darlo todo y no recibir en justo equilibrio. Quizá te identifiques con algunas, es una buena forma de empezar a reconocer para qué das y das y das.
  • Mí auténtico interés por los demás hace que me involucre profundamente con ellos, con sus esperanzas, sus sueños y necesidades.
  • Me resulta natural ser amistoso; entablo conversaciones con facilidad y me tuteo con todo el mundo.
  • He descubierto que las personas reaccionan con simpatía cuando les presto atención y les doy aliento.
  • No puedo ver un perro extraviado en la calle sin desear llevármelo a casa.
  • Me siento bien por ser una persona considerada y generosa.
  • Me cuesta creer las muchas cosas que he hecho por la gente, pero me molesta mucho que no den señales de darse cuenta o de que les importe.
  • Es cierto que suelo hacer más por los demás de lo que debiera; doy demasiado y no pienso en mí lo suficiente.
  • Con frecuencia me sorprendo intentando conquistar a las personas, sobre todo si al principio se muestran indiferentes a mi.
  • Me produce una alegría especial recibir en casa y atender a mis amigos y familiares.
  • Sé ser amable y sustentador, pero hay en mí más dureza de la que se podría suponer.
  • Soy capaz de expresar mis sentimientos por las personas con más franqueza que la mayoría.
  • Hago un esfuerzo especial por saber qué les pasa a las personas que quiero.
  • Me considero algo así como un «sanador de corazones rotos».
  • Con frecuencia mi salud y mi economía han sufrido debido a que antepongo las necesidades e intereses de los demás a los míos.
  • Me encanta desvivirme para que las personas se sientan acogidas y apreciadas.

(*Extraídas del libro “La Sabiduría del Eneagrama”

No se trata de hacerse ahora al otro extremo, el Egoísta; sino de identificar patrones que afectan tu bienestar, tu equilibrio. Aprender a dar y recibir es parte de la naturaleza que fluye.

La reciprocidad es fundamental para que una relación funcione y perdure en el tiempo. Pero como aprender a recibir? Te sugiero seguir la meditación que encontraras en este enlace,  hace parte del curso de psicología de los chakras _ chakra 4

Un regalo lleno de cariño, espero lo  DISFRUTES Y te sumerjas en el mundo de tu propia sanación, relacionándote desde un lugar diferente contigo misma, con lo que te rodea y con la vida.

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar tus emociones y creencias. Mejorar tu vida de pareja, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto. Gracias por leerme y compartir.

Sígueme a través de mis redes sociales Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / videos aquí


Mi misión es acompañar principalmente a mujeres que quieren crecer, desarrollar sus habilidades, conocer sus emociones, reconocer sus cualidades, sanar su historia personal y familiar para poder avanzar y encontrar el diamante que llevan dentro.
Comentarios