Alimentación especial: marco normativo

Compartir
Alimentación especial: marco normativo

Los alimentos especiales son preparados alimenticios para regímenes dietéticos y/o especiales que satisfacen las necesidades específicas de los lactantes o los niños de corta edad sanos, personas que se encuentran en condiciones fisiológicas particulares y personas cuyos procesos de asimilación o metabolismo se encuentran alterados.


A nivel nacional, los productos alimenticios destinados a una alimentación especial fueron regulados mediante el Real Decreto 2685/1976(7), de 16 de octubre, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para la elaboración, circulación y comercio de preparados alimenticios para regímenes dietéticos y/o especiales. En el ámbito comunitario, se aprobó la Directiva 89/398/CEE (1) del Consejo, de 3 de mayo de 1989, sobre los productos alimenticios destinados a una alimentación especial. Esta misma Directiva se traspone a nivel nacional mediante el Real Decreto 1809/1991(8), de 13 de diciembre, por el que se modifica el Real Decreto 2685/1976(7). En este último Real Decreto se mencionan una serie de alimentos especiales considerados tradicionalmente como específicos para regímenes dietéticos: levaduras, germen de trigo, polen, jalea real, alimentos no refinados (cereales y harinas integrales, azúcar moreno, etc.), aceites y grasas con alto contenido en ácidos grasos esenciales, pero a raíz de la modificación de éste mediante el Real Decreto 1809/1991(8) estos productos en concreto ya dejan de ajustarse a la definición de la normativa comunitaria.

Un poco más tarde, empieza a aparecer normativa sobre reglamentación técnico sanitaria específica, tales como la Directiva 96/8/CE(2) de la Comisión, de 26 de febrero de 1996, relativa a los alimentos destinados a ser utilizados en dietas de bajo valor energético para reducción de peso, la Directiva 1999/21/CE(3) de la Comisión, de 25 de marzo de 1999, sobre alimentos dietéticos destinados a usos médicos especiales, la Directiva 2006/125/CE(4) de la Comisión, de 5 de diciembre de 2006, relativa a los alimentos elaborados a base de cereales y alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad y la Directiva 2006/141/CE(5) de la Comisión, de 22 de diciembre de 2006, relativa a los preparados para lactantes y preparados de continuación y por la que se modifica la Directiva 1999/21/CE(3).

Más tarde se publica la Directiva 2009/39/CE(6) del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de mayo de 2009, relativa a los productos alimenticios destinados a una alimentación especial, que especifica los requisitos generales de composición y etiquetado y procede a actualizar la información relativa a las normativas anteriores.

Informes, tanto por parte de la Comisión como por consultores independientes demuestran que el concepto «alimentos destinados a una alimentación especial» y otras normas definidas por la Directiva 2009/39/CE(6) provocaron laxitud en su interpretación, lo que produjo problemas en el funcionamiento del mercado interior.

Para solucionar esto se produce una simplificación legislativa mediante el Reglamento (UE) Nº 609/2013(10) del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de junio de 2013, relativo a los alimentos destinados a los lactantes y niños de corta edad, los alimentos para usos médicos especiales y los sustitutivos de la dieta completa para el control de peso cuya aplicación es a partir del 20 de julio de 2016. Este Reglamento deroga la Directiva 2009/39/CE(6).

-Reglamentación europea:

El Reglamento (UE) Nº 609/2013(10) vigente actualmente precisa una serie de requisitos generales en cuanto a la composición de alimentos especiales. La composición de los alimentos especiales deberá satisfacer las necesidades nutricionales de las personas a las que van destinados, con arreglo a datos científicos y no contendrán ninguna sustancia en una cantidad tal que ponga en peligro la salud de éstos. Las sustancias añadidas a dichos alimentos serán bioasimilables por el organismo humano, tendrán efectos nutricionales o fisiológicos y serán adecuadas para las personas a las que van destinados los productos de alimentación especial. Así como la información disponible para el consumidor, ya que el etiquetado, la presentación y la publicidad de los alimentos especiales ofrecerán información para el uso adecuado del alimento, no serán engañosos y no deberán atribuir a dichos alimentos propiedades de prevención, de tratamiento o curación de una enfermedad humana.

Según los avances científicos, la Comisión tiene las competencias para actualizar la información pertinente a diversos puntos referentes a alimentos especiales, como son los requisitos específicos para el uso de plaguicidas y los residuos de plaguicidas en dichos alimentos, los requisitos específicos sobre etiquetado, presentación y publicidad, a la promoción y a las prácticas comerciales.

Además, podrán añadirse a los alimentos definidos como especiales, sustancias pertenecientes a categorías no enumeradas siempre que cumplan los requisitos generales de composición e información, y en su caso, con los requisitos específicos.

La Unión Europea establece una lista denominada «Lista de la Unión» en la que se hace mención a las diferentes sustancias que podrán añadirse a los productos alimenticios destinados a una alimentación especial según varias categorías:

a) vitaminas;
b) minerales;
c) aminoácidos;
d) carnitina y taurina;
e) nucleótidos;
f) colina e inositol.
La Lista de la Unión incluirá:
a) la categoría de alimentos a los que se podrán añadir las sustancias que pertenecen a las categorías de sustancias de la Lista de la Unión;
b) el nombre, la descripción de la sustancia y, en su caso, la especificación de su forma;
c) en su caso, las condiciones de uso de la sustancia;
d) en su caso, los criterios de pureza aplicables a la sustancia.

Teniendo en cuenta los avances técnicos, la evolución científica o la protección de la salud de los consumidores, la Comisión estará facultada para adoptar, para añadir o suprimir una categoría de sustancia de la Lista de la Unión, así como sustancias concretas.

Además se establecen unos requisitos adicionales para los preparados para lactantes y los preparados de continuación, los cuales son:

1. El etiquetado, la presentación y la publicidad se plantearán de forma que no disuadan de la lactancia materna.

2. El etiquetado, la presentación y la publicidad de los preparados no incluirán imágenes de lactantes ni otras imágenes o textos que pudieran idealizar su utilización. Sí se permitirán representaciones gráficas destinadas a identificar con facilidad los preparados de lactantes y los preparados de continuación y a ilustrar los métodos de su preparación.

-Reglamentación española:

Los preparados alimenticios para regímenes dietéticos y/o especiales se rigen por una reglamentación técnico-sanitaria: el Real Decreto 2685/1976 (7), de 16 de octubre, para la elaboración, circulación y comercio de dichos alimentos, modificada a su vez por el Real Decreto 1809/1991(8).

Según el artículo 2 del Real Decreto 1809/1991(8), «los productos alimenticios destinados a una alimentación especial son aquellos que por su composición peculiar o por el particular proceso de fabricación se distinguen claramente de los productos alimenticios de consumo corriente, son apropiados para el objetivo nutritivo señalado y se comercializan indicando que responden a dicho objetivo».

*Condicionantes para la comercialización

En la normativa se establecen una serie de exigencias a nivel de las instalaciones industriales dedicadas a la producción de preparados alimenticios para regímenes dietéticos y/o especiales, así como a nivel de requerimientos higiénico-sanitarios, materiales y relativos al personal.

Los preparados alimenticios para regímenes dietéticos y/o especiales destinados a la exportación podrán ajustarse a las disposiciones reglamentarias exigidas por el país de destino y cuando éstas no cumplan con las fijadas por la normativa española no podrán comercializarse en España. Los embalajes o envases deberán llevar impresa la palabra «EXPORT» junto a las aclaraciones de por qué el producto no cumple con la normativa española.

Por su parte, los productos que pretendan ser importados a España, deberán adaptarse a lo establecido en la normativa española.

*Etiquetado, presentación y publicidad

En los envases de los productos alimenticios destinados a una alimentación especial será de aplicación lo establecido en el Reglamento (UE) Nº 1169/2011(11) y el Real Decreto 1334/1999(9), de 31 de julio, por el que se aprueba la Norma General de Etiquetado, Presentación y Publicidad de los productos alimenticios envasados, modificado por el Real Decreto 126/2015(12), de 27 de febrero, con las particularidades que se establecen a continuación:

-La denominación de venta de estos productos deberá ir acompañada de la mención de sus características nutricionales especiales.

-Los productos a que se refieren a determinadas clases de personas que se encuentran en una situación fisiológica particular y a determinadas clases de personas cuyos procesos de asimilación o de metabolismo se encuentran alterados serán los únicos que podrán calificarse como «dietéticos» o de «régimen».-El etiquetado de los productos de alimentación especial que no tengan legislación específica armonizada con la comunitaria deberán mencionar también:
 
  oEl proceso o composición que otorga particularidades nutritivas al producto.

  oValor energético disponible expresado en kj y kcal así como el contenido de hidratos de carbono, grasas y proteínas por 100 g o 100 ml de producto comercializado o referido a la cantidad propuesta para el consumo. Pero si este valor energético es inferior a 50 kj (12 kcal) por 100 g o ml del producto comercializado, las indicaciones podrán ser sustituidas, bien por la mención «valor energético inferior a 50 kj (12 kcal) por 100 g» bien por «valor energético inferior a 50 kj (12 kcal) por 100 ml».

Bibliografía

1. Directiva del Consejo 89/398 CEE de 3 de mayo de 1989 relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros sobre los productos alimenticios destinados a una alimentación especial. («DOUE» núm. 186, de 30 de junio de 1989, páginas 27 a 31).
2. Directiva 96/8/CE de la Comisión, de 26 de febrero de 1996, relativa a los alimentos destinados a ser utilizados en dietas de bajo valor energético para reducción de peso. («DOUE» núm. 55, de 6 de marzo de 1996, páginas 22 a 26).
3. Directiva 1999/21/CE de la Comisión, de 25 de marzo de 1999, sobre alimentos dietéticos destinados a usos médicos especiales. («DOUE» núm. 91, de 7 de abril de 1999, páginas 29 a 36).
4. Directiva 2006/125/CE de la Comisión, de 5 de diciembre de 2006, relativa a los alimentos elaborados a base de cereales y alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad. (  núm. 339, de 6 de diciembre de 2006, páginas 16 a 35).
5. Directiva 2006/141/CE de la Comisión, de 22 de diciembre de 2006, relativa a los preparados para lactantes y preparados de continuación y por la que se modifica la Directiva 1999/21/CE. («DOUE» núm. 401, de 30 de diciembre de 2006, páginas 1 a 33).
6. Directiva 2009/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de mayo de 2009, relativa a los productos alimenticios destinados a una alimentación especial. («DOUE» núm. 124, de 20 de mayo de 2009, páginas 21 a 29).
7. Real Decreto 2685/1976, de 16 de octubre, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la Elaboración, Circulación y Comercio de Preparados Alimenticios para Regímenes Dietéticos y/o Especiales. («BOE» núm. 284, de 26 de noviembre de 1976, páginas 23543 a 23549).
8. Real Decreto 1809/1991, de 13 de diciembre, por la que se modifica la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la elaboración, circulación y comercio de preparados alimenticios para regímenes dietéticos y/o especiales, aprobada por el Real Decreto 2685/1976, de 16 de octubre. («BOE» núm. 308, de 25 de diciembre de 1991, páginas 41511 a 41513).
9. Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio, por el que se aprueba la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios. («BOE» núm. 202, de 24 de agosto de 1999, páginas 31410 a 31418).
10. Reglamento (UE) nº 609/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de junio de 2013, relativo a los alimentos destinados a los lactantes y niños de corta edad, los alimentos para usos médicos especiales y los sustitutivos de la dieta completa para el control de peso y por el que se derogan la Directiva 92/52/CEE del Consejo, las Directivas 96/8/CE, 1999/21/CE, 2006/125/CE y 2006/141/CE de la Comisión, la Directiva 2009/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y los Reglamentos (CE) nº 41/2009 y (CE) nº 953/2009 de la Comisión. Publicado en: («DOUE» núm. 181, de 29 de junio de 2013, páginas 35 a 56).
11. Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y por el que se modifican los Reglamentos (CE) nº 1924/2006 y (CE) nº 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, y por el que se derogan la Directiva 87/250/CEE de la Comisión, la Directiva 90/496/CEE del Consejo, la Directiva 1999/10/CE de la Comisión, la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, las Directivas 2002/67/CE, y 2008/5/CE de la Comisión, y el Reglamento (CE) nº 608/2004 de la Comisión. («DOUE» núm. 304, de 22 de noviembre de 2011, páginas 18 a 63).
12. Real Decreto 126/2015, de 27 de febrero, por el que se aprueba la norma general relativa a la información alimentaria de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, de los envasados en los lugares de venta a petición del comprador, y de los envasados por los titulares del comercio al por menor. («BOE» núm. 54, de 4 de marzo de 2015, páginas 20059 a 20066).



Etiquetas: ciencia, leyes, tecnologia
Comentarios