Agua y sal: regenerarse con uno de los elementos más naturales

1.5K
Agua y sal: regenerarse con uno de los elementos más naturales
1.5K

El uso del agua y de la sal para mejorar la salud es antiquísimo: en India, hace ya más de hace 6.000 años, los efectos terapéuticos de la sal cristalina del Himalaya eran famosos.


¿Por qué entonces hablamos de agua y sal? Es muy simple: todos los seres vivientes provienen del mar y nuestros fluidos corpóreos reflejan su origen: estamos hechos de agua y sal y nuestros cuerpos necesitan de esos elementos y de esas vibraciones para poder sobrevivir.

La sal natural contiene la mayoría de los 84 elementos de los cuales está compuesto nuestro organismo y es indispensable para nuestro metabolismo. Pero si hablamos de la sal, la mayoría de la gente piensa a la sal que se usa normalmente en la cocina, el gran “regalo” de la era de la industrialización: de la sal natural se eliminan exactamente 82 elementos de tal manera que quedan solamente el sodio y el cloro!

Si disolvemos en el agua la sal cristalina en su forma ionizada el organismo la asimila inmediatamente y además es capaz de compensar un eventual déficit de energía. Muchas veces las enfermedades se generan porque nuestros fluidos corpóreos pierden energía, mejor dicho pierden su orden y estructura. La solución de agua y sal aumenta el nivel energético y restablece el agua de nuestras células. Esta característica estimula la cura de diferentes molestias: es muy útil para disolver depósitos de ácidos, toxinas y metales pesados y para armonizar el balance ácido-básico.

Con la sal cristalina, además se logran óptimos resultados en lo que se refiere a tratamientos de enfermedades respiratorias. Las aplicaciones hidrosalinas son especialmente indicadas para problemáticas de la piel y tratamientos cosméticos y su eficacia es también reconocida desde hace mucho tiempo por la medicina tradicional. En este ámbito, las posibilidades de empleo son ilimitadas. A continuación os indicamos una sugerencias para el bienestar de vuestro cuerpo.

Descuebra el baño de Cleopatra: www.laotramedicina.net/notizie/23-.html


Comentarios