Acciones para ser un turista responsable.

Compartir
Acciones para ser un turista responsable.

Acciones para ser un turista responsable.

 ¿Cómo ser un turista responsable?


  Todo viaje deja una huella ambiental y cultural, al viajar siempre tendremos el recuerdo de la experiencia que vivimos y podemos volver a viajar siempre que lo recordemos.

 Al volver de nuestro viaje lo contaremos al mundo, mostraremos fotos y daremos obsequios, en cambio, el lugar que visitamos puede ser afectado por el flujo de turistas y el mejor regalo que podemos dejar en el destino que visitamos es generar el menor impacto posible.

 ¿Qué acciones como turistas llevar a cabo para generar el menor impacto?
 
 Si viajamos con una mente abierta y observamos la cultura y las tradiciones del lugar, y somos respetuosos y tolerantes, no solo lograremos enriquecernos de esa cultura sino que seremos bienvenidos en la comunidad que visitemos.

 Antes de llegar a destino debemos investigar la cultura con la que vamos a convivir, sus costumbres, sus horarios y su actitud frente a recibir turistas, es esencial para no tener acciones que pueden considerarse ilícitas o irrespetuosas.

 Si hablamos un idioma diferente, podemos hacer una lista de frases que necesitaremos en el destino y llevarlas impresas, listas para usar, o contar con algún dispositivo tecnológico de traducción, pero no olvidemos tener en cuenta si necesitamos conectar a Internet, ya que en algunos sitios esos servicios no son habituales o son de poca calidad y al depender del dispositivo no podremos comunicarnos.

 Elegir el tipo de establecimientos o empresas que vamos a utilizar en el viaje, aquellas que brinden un servicio amigable con el ambiente y con un impacto positivo en su comunidad.

 Las empresas proveedoras de servicios turísticos muchas veces hacen de la sustentabilidad un simple ahorro de costos dejando fuera de su gestión la responsabilidad social empresarial que tienen con la comunidad en la están inmersos.

 Podemos colaborar eligiendo empresas éticas que apoyen el desarrollo local y así ayudar a que toda la comunidad anfitriona sea parte del turismo.

 Reducir la huella en los sitios que visitamos
sean naturales o culturales, evitemos los sitios turísticos en horarios o fechas extremadamente demandadas, si vas a una excursión de naturaleza verificar los horarios mas convenientes no solo por la llegada de turistas en grupos de excursiones que te alejara de la interacción con el medio ambiente sino también por el impacto ambiental que eso conlleva.

 Si viajamos en temporadas bajas no solo ahorraremos dinero sino que también colaboramos con las economías regionales haciendo mas sostenibles sus negocios y el impacto será menor al darle lugar al medio-ambiente a reponerse de la sobre carga de visitantes.

 Utilizar los recursos naturales con responsabilidad y solo consumir lo que necesitamos.

 Reducir nuestros residuos. 
No arrojemos basura hasta encontrar un lugar apto para deshacernos de ellos (papeleras, contenedores, etc. Es recomendable llevar envases re-utilizables, como bolsas o botellas así generamos menos residuos.

 Solo llevemos a casa la experiencia inolvidable de lo vivido. No llevemos recuerdos de la naturaleza o cualquier sitio que visitemos, aunque creamos que una piedrita no hará mal al mundo, cuando lo multiplicamos por el total de turistas que visitan el lugar podemos ver la magnitud de la acción, respetar el medio ambiente que vamos a conocer es cuidarlo y es tarea de todos.

 Además, siempre tenemos la opción de comprar artículos regionales o souvenirs a la población local que trasmita su cultura y así colaboramos a preservarla. No compremos productos elaborados con naturaleza en peligro o que vulnere los derechos humanos.

 Si regateamos tengamos en cuenta el salario justo y el comercio justo, nuestra presencia ayuda al desarrollo del destino.

 Usemos los medios de transporte público esto nos acerca a la vida cotidiana del destino y siempre es un buen lugar para pedir referencias mientras viajamos de un lugar a otro, ¿Quién no disfruta de una charla mientras viaja?

 Andar en bici es una excelente manera de hacer un city tour y además reducimos la huella de carbón, llevemos un mapa y referencias para verlo todo y para evitar lugares donde podríamos sentirnos inseguros.

 Si queremos conectar con el viaje, con el destino, debemos estar atentos, no somos los único que queremos conocer, quien nos recibe también quiere saber de nosotros, poner el móvil en modo avión, es una excelente opción.

 Tendremos más oportunidad de descansar y conectar con quienes nos rodean, estaremos mas dispuesto a pedir ayuda o simplemente a dialogar o brindar nuestra mejor sonrisa.

 Comer fuera del hotel en un sitio típico
, esos sitios que son frecuentados por los lugareños, nos acercan a la cultura porque nos mezclamos con la vida cotidiana del destino y probamos sus gustos y platos tradicionales, además son buenos lugares para apoyar tradiciones artísticas, negocios locales y alejarse del turismo de masas.

 También podemos hacernos de un anfitrión que nos lleve a comer a una reunión de amigos.

 Llevemos fotos listas para regalar del lugar en que vivimos, una manera de agradecer hospitalidad y crear lazos con las personas del lugar y de compartir nuestra cultura, esta simple acción despierta una hermosa conversación, una foto de un amanecer, de un paisaje, de una callejuela de ensueño… es un regalo perfecto.

Comentarios