A este joven latinoamericano lo sacudió el hambre y se le ocurrió cómo combatirla con menos de 1 dólar

Hay temas que es difícil ignorar; temas que nos sacuden y nos conmueven, que nos ponen frente a la realidad de que hay mucho por hacer para que el mundo sea un lugar más justo y feliz para todos

En el mundo se desperdician 300 millones de toneladas de alimentos por año, y sin embargo aproximadamente 1 de cada 7 personas sufren hambre y desnutrición. ¿Alguna vez pensaste en lo injusto e irracional que esto? ¡Pero aún estamos a tiempo de sumar nuestra ayuda para revertirlo!

[Lee también:  Esta joven se propuso reducir el desperdicio de alimentos, ¡y lo logró!]

Eso fue lo que Mario Matías Sebely pensó al momento de lanzar, junto a otros profesionales, "Comida por un dólar", un proyecto social que demuestra que es posible hacer llegar adonde haga falta alimentos de calidad y alto valor nutricional invirtiendo solo un dólar. 

Los emprendedores vieron cómo en la región en donde vivían (Misiones, Argentina), mucha comida se desperdiciaba porque los productores no tenían mercado donde venderla. Entonces se propusieron buscar una forma de tratar los alimentos y otros productos naturales para conservar sus nutrientes, creando alimentos no perecederos.

[Lee también:  ¿Quiénes tiran más comida a la basura? Consejos y recetas para evitar desechar lo que aún sirve]

“Estos productos se someten a un proceso físico químico denominado liofilización o deshidrocongelación, por medio del cual quedan deshidratados y livianos, para ser embolsadas en pequeñas porciones secas”, señala Matías, quien además explica que, en este caso, los alimentos se deshidratan a través del vacío y el frío, lo cual conserva los nutrientes, sabor y aroma, pudiendo consumirse hasta en 20 años.

Para poder comer las porciones de algunos platillos como sopas, o feijoada, se debe agregar agua caliente y en menos de 3 minutos la comida estará lista.

Además, al ser porciones empaquetadas en envases pequeños y livianos se podría resolver el problema de que muchas veces el tamaño de las compras de alimentos que realizan organizaciones internacionales como la ONU son difíciles de transportar y distribuir. Y esto haría posible su acceso a quien más lo necesite, especialmente en situaciones de conflicto.

A su vez, el emprendimiento busca incentivar la producción local, fomentar el cultivo agroecológico y, a nivel mucho más general, se propone combatir el hambre en el mundo-

[Lee también:  Consejos creativos para comer frutas y vegetales sin desperdiciar nada]

¡Felicitaciones por esta iniciativa!

Fuentes:
Etiquetas: