9 remedios naturales para el dolor de garganta

2.8K
9 remedios naturales para el dolor de garganta
2.8K

Imagen: AlphaImage.com

El invierno ya está a punto de comenzar y ya hemos podido padecer influencia, resfriado u otras molestias del aparato respiratorio, síntomas típicos del cambio de estación y de un sistema inmunitario débil.     

Hay diferentes tipos de afecciones de la garganta y que, brevemente, viene bien distinguir.     Los términos dolor de garganta, faringitis y amigdalitis derivan de causas diferentes y sus consecuencias son también distintas.    - La amigdalitis se produce cuando las amígdalas están inflamadas;     - la faringitis es de origen bacteriano así como el dolor de garganta, pero se trata de dos bacterias diferentes en cualquier caso. Además, el dolor de garganta puede ser causado por aftas o candidiasis en la boca o en el esófago, y por úlceras.   El dolor de garganta a menudo se acompaña de tos, catarro, estornudos y fiebre.     Estos síntomas no se presentan todos a la vez y su intensidad puede ser variable según la gravedad de la infección/inflamación y su extensión no solo a las vías respiratorias sino también a los pulmones.     Pueden remitir en unos días o bien en 10/15 días; es deseable consultar un médico para que pueda diagnosticar la afección correcta y sugerir un tratamiento especifico.    Protegerse del frío, descansar y comer de forma adecuada ya en sí aceleran el proceso de curación.  
- Precauciones   Es importante tomar medidas para protegernos primero fortaleciendo nuestro sistema inmunitario (y la alimentación adecuada ya en si llega a ser suficiente, salvo no haya enfermedades o bien disfunciones o desequilibrios metabólicos o de otra naturaleza); seguidamente cuidando nuestra higiene, sobre todo la de las manos que debemos mantener bien limpias; y finalmente aprendiendo a respirar con la nariz.  
¿ Cómo y por qué nos ayuda respirar por la nariz ?    
Hay tres razones fundamentales para respirar por la nariz:      
  • a. Las fosas nasales tienen la capacidad de regular la temperatura del aire que entra y el grado de humedad, haciendo que sean los apropiados para los pulmones.
  • b. Las fosas nasales filtran el aire que entra y lo depuran de las partículas de polvo u otras impurezas presentes en el ambiente, evitando así que se depositen en nuestros pulmones y, en general, que sean absorbidas por nuestro organismo.    Si hay partículas dañinas para el cuerpo, la reacción que se genera en las fosas nasales es esa molestia que nos lleva a estornudar para expulsarlas.
  • c. Respirar por la nariz permite equilibrar oxigeno y dióxido de carbono, garantizando un correcto intercambio gaseoso en los pulmones y una oxigenación adecuada en la sangre.

Remedios naturales para el dolor de garganta
a. Infusión de ajo con (o sin) miel + Equinacea       
El ajo es un antibiótico y antiinflamatorio natural y tiene increíbles propiedades beneficiosas y curativas para nuestro organismo. Puedes utilizar un diente de ajo por cada taza de infusión que vas a tomar, cortas la piel, lo aplastas y lo dejas hervir unos 5/7 minutos.    Apagas el fuego y lo dejas unos 5 minutos más, tapado.     Siempre es mejor preparar la infusión justo antes de tomarla para así no perder del todo las propiedades nutritivas del ajo que, ya solo por la cocción, disminuyen.     Y puedes añadir una cucharada escasa de miel bio no cocido natural o de eucalipto (si quieres saber más sobre el ajo y sus propiedades, puedes leer este articulo).     La miel aporta muchos beneficios ya que es muy rica tanto en vitaminas (A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6) como en oligoelementos (cobre, magnesio, hierro, fósforo, potasio, azufre, calcio, manganeso, sodio y yodo), y se considera un alimento muy energético gracias a su alto contenido en azúcares simples y su poder cicatrizante.       Alivia la tos y la irritación de las membranas de la garganta, es antioxidante y antimicrobiana.       La Equinacea es un antiséptico y antibiótico natural y estimula las defensas; la puedes tomar también en infusión o bien añadirla a un zumo o licuado de fruta y tomarlo durante el día sobre todo cuando tengas catarro.      
2. Vinagre de manzana     
El vinagra de manzana ayuda el organismo a mantener los niveles de pH balanceados, permitiendo al cuerpo de defenderse mejor de los gérmenes de gripe y resfriado.    Por un fin preventivo, puedes tomar una cucharada o dos de vinagre de manzana disuelto en medio vaso de agua tibia al comienzo de un resfriado o gripe y/o antes de comer, lo cual ayudará tus digestiones.    Nota: Si sufres de hiperclorhidria o bien tomas anticoagulantes o careces de potasio, mejor no lo tomes.     
3. Infusión de flor de sauco     
El sauco tiene una acción anti viral y revitaliza el sistema inmunitario fortaleciendo nuestras defensas.    Es ideal tanto para prevenir como para ayudar a sanar gripe, resfriado y tos.    Puedes añadir por cada taza 1 cuchara en agua que dejarás hervir el tiempo ya indicado arriba.    
4. Té de jengibre y limón (con o sin miel)    
El jengibre es, entre otras tantas propiedades, un optimo expectorante y libera las fosas nasales cuando hay mucosidades.    Puedes rallar el jengibre fresco (calcula 3 cucharadas por taza) y dejarlo hervir entre 5 y 7 minutos.    Apaga y deja reposar otros 5 minutos más, añádele el limón y la miel si así lo prefieres.    
5. Té de tomillo (con o sin canela)    
El tomillo es también un buen antiséptico y expectorante natural, contribuye a disminuir los escalofríos y ayuda a que la fiebre vaya bajando; por otra parte, calma el dolor de la garganta.    Puedes utilizar 1 cucharada de tomillo seco por cada taza, dejando que hierve 5/7 minutos, lo dejas entibiar y luego puedes hacer gárgaras.    Si quisieras, le puedes añadir media cucharadita de canela en polvo, la cual ayudará también a calmar los escalofríos y favorecerá la sudoración para eliminar toxinas gracias a su efecto de 'calentamiento'.    
6. Infusión de raíz de regaliz     
El regaliz es un buen antiinflamatorio, expectorante y analgésico y además, antiespasmódico y antiácido.    Puedes utilizar una o dos piezas de sus raíces por cada taza de agua o masticarla un rato para que calme el dolor de garganta.    Nota: No indicado para quien sufre de hipertensión o para las mujeres embarazadas.    
7. Loción o vahos de eucalipto y lavanda     
El eucalipto es un anti viral natural y contribuye a fortalecer nuestras defensas.    Se puede tomar en infusión (la preparación es igual a las otras indicadas anteriormente, puedes utilizar 3/4 hojas por taza), añadiendo una hoja de lavanda; o bien en aceite esencial que puedes verter en un cazo agua caliente y, tapándote con una toalla, colocas la cabeza por encima y vas inhalando el vapor.    Puedes añadir otras hierbas ideales para liberar las vías respiratorias como enebro, menta, tomillo, canela, verbasco, albahaca, melisa, salvia etc.    Todas contribuyen a calmar la inflamación y tienen un efecto expectorante.
8. Gárgaras de bicarbonato de sodio     
El bicarbonato de sodio es el antibacteriano natural por excelencia y un potente antiácido.    Puedes tomar 1/2 cucharadita en agua tibia o natural 3 veces al día o hacer gárgaras y seguir durante unos días hasta notar que los síntomas van remitiendo.    
9. Cebolla     
La cebolla se conoce también por ser un antibiótico natural. Su efecto antiinflamatorio ayuda a contrarrestar la congestión nasal. La puedes colocar cortada en la mesita de noche cuando te acuestas para así ir inhalando su aroma y liberar las vías respiratorias.   Y si quieres saber más sobre cómo curar gripe y resfriado de forma natural, quizás te resulte útil este articulo.       ~     
Autora: Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach    ~    http://blog.healthenergycoaching.com

Imagen: Imagui.com
Comentarios