9 cosas que nunca deberías tocar en la casa de otra persona

Compartir
9 cosas que nunca deberías tocar en la casa de otra persona

Ser un buen invitado es importante. Puede que te fijes en todos los detalles de tu vestimenta, tu actitud y todo tu porte antes de ir de visita a la casa de alguien importante para ti.


Pero... ¿Te has puesto a pensar en qué cosas deberías tener cuidado de tocar? Los motivos pueden ser diferentes: porque a la otra persona puede avergonzarla, porque pueden romperse o arruinarse debido a ser muy delicadas, o porque su uso es muy personal... Hay muchas cosas que no deberías tocar nunca sin permiso.

Hemos preparado una lista de 10 objetos que, por distintas razones, jamás debes tocar en la casa de otra persona.

Vamos ver qué te parecen.


1. La nevera

La nevera es una de las cosas más privadas del hogar, y no deberías abrirla por ningún motivo. Si necesitas algo de allí, puedes pedirlo.

Además, no sabes con lo que te vas a encontrar, así que mejor para ti también no saberlo.

2. El termostato

Si tienes calor o frío sugiérelo cortésmente, pero no tomes el tema en tus manos. Quizá la otra persona realmente necesita esa temperatura por algún montivo.

3. La computadora

Si tienes tu propia computadora debes saber mejor que nadie que en ella hay cualquier cantidad de cosas que no te enorgullece que los demás vean.

La computadora es como otra casa: está llena de cosas que son importantes para la persona, con su propio orden y sus propias reglas. Así que nunca toques una computadora sin pedir permiso.

¿O acaso no tienes tu smartphone?

4. El control remoto

En primer lugar: si no te gusta lo que está en la TV, puedes decirlo, sin quedar como un autoritario cambiando las cosas sin preguntar.

Segundo: el control remoto es uno de los elementos de la casa que más gérmenes acumula a lo largo del día (piensa que lo tocan todos los miembros de la casa). Así que será más saludable para ti también.

5. Sus mascotas

Cada animal tiene su temperamento, tiene cosas que le gustan y cosas que no. Por eso, antes de tocar una mascota, pregunta antes cómo le gusta que lo toquen, si hay algo que lo moleste.

Y, si es por ejemplo un perro grande, pregunta si muerde, o qué lo hace enojar. Más vale prevenir que curar.

Sus mascotas: al menos, no sin preguntar primero. Los animales son, bueno, animales.

5. La cama

En los departamentos pequeños, a veces la cama y el living están en el mismo lugar. Pero si tienes otro lugar donde sentarte, deja la cama libre: no deja de ser el lugar donde la persona luego se va a dormir.

6. Artículos de tocador

Necesitarás jabón de manos, obviamente. Pero el baño de la persona que te invitó a su casa no es un hotel.

Así que de más está decir que no debería usar un perfume, loción o crema sin preguntar antes.

7. El rollo de papel higiénico

Claro que lo vas a tener que usar. Pero no importa cuán militante seas de tu forma de poner el papel higiénico en el gancho, pase lo que pase no lo cambies si el dueño de casa lo usa al revés.

Imagina que fuera al revés… ¿No te morirías de rabia?

8. Medicamentos

Si te has lastimado o te sientes mal, deja que quien te invitó a su casa lo sepa.

No solamente para que sea quien te proporcione lo necesario del botiquín. También para que sepa lo que te está pasando.

No sientas vergüenza y explícale que no te sientes muy bien.

9. Escaleras y puertas

Si no te invitan a pasar al cuarto superior, y no hay necesidad, no vayas. Lo mismo hay una puerta deliberadamente cerrada: no la abras.

Respeta los espacios que el dueño de casa marcó para el encuentro.

Ponte en el lugar del otro y dinos... ¿No te gustaría que en tu propia casa respetaran estas reglas?

Fuente:
Etiquetas: hogar, la casa, visitar
Comentarios