9 cosas que no deberías hacer nunca o te arrepentirás para siempre

Compartir
9 cosas que no deberías hacer nunca o te arrepentirás para siempre

Este artículo promete explicarte 9 cosas que no deberías hacer nunca porque te arrepentirías. Quizás te imaginaste que hablaríamos de conductas que ponen en riesgo tu vida, o de actitudes que te generarían culpa. Nada de eso: simplemente hablaremos de cuidar una de las partes más importantes de tu cuerpo. Los pies.


A veces descuidamos nuestros pies más de lo que ellos merecen. Es que están ahí abajo, y por momentos pareciera que nos olvidamos que son los que nos sostienen. Los que nos guían y los que nos hacen avanzar.

Los pies son muy importantes, pero por esta manía que tenemos de olvidarnos de ellos, a veces hacemos sin querer cosas muy perjudiciales para su salud; para nuestra salud.

Por eso, deberías conocer y evitar estos nueve errores, que pueden costarte caros:

[También te puede interesar leer: Con estos ejercicios jamás volverán a dolerte los pies y aliviarás juanetes, dedos martillo y fascitis plantar]


1. Cortar una uña encarnada tú mismo

Cuando una uña se encarna, lo peor que puedes hacer es intentar cortarla tú solo en casa. Para empezar, porque seguramente no cuentas con los elementos óptimos para ellos: deben ser instrumentos eficaces y esterilizados.

Si haces mal el procedimiento, una astilla infectada puede provocar una infección en el dedo. También puede aparecer un crecimiento carnoso llamado granuloma piógeno, que puede sangrar con facilidad por la cantidad de vasos sanguíneos en él.

2. Comprar zapatillas nuevas para la próxima maratón

Es un error creer que, para correr grandes distancias, las zapatillas nuevas son mejores. En realidad, cuando recién las compramos, las zapatillas están duras y aún no se han adaptado a nuestros pies.

Antes de usarlas para una gran maratón, o para un entrenamiento largo y pesado, deberías ablandarlas. Usándolas para entrenamientos cortos, de modo que se vayan amoldando a tus pies.

Si usas zapatillas nuevas para correr (o incluso caminar) grandes distancias, no debería extrañarte la aparición de ampollas o espinillas

cuidado de los pies

3. Comprar un par de zapatos sólo por la talla

Nuestros pies cambian. Así lo hacen ligamentos, tendones y arcos. Por eso, aunque la talla de zapatos es bastante estable, no es raro que a lo largo de los años vaya cambiando un poco.

Como si fuera poco, los zapatos también son distintos. Las tallas pueden variar de acuerdo a países, o modelos.

Por eso, siempre debes probarte los zapatos antes de comprarlos. Guiarte solo por la talla hará que tus pies lo lamenten.

4. Usar la misma talla de calzado a diario que para la actividad física

Los pies necesitan más espacio a la hora de moverse en una actividad física. Por eso, deberías considerar apropiado tener un par de zapatillas exclusivas para hacer deporte.

Si usas zapatos muy justos para hacer actividad física, puedes sentir mucho dolor y causar daños en las uñas de los pies.

[También te puede interesar leer: Qué puedes averiguar sobre tu salud observando tus pies]

cuidado de los pies

5. Usar demasiados flats o zapatos bajos

Las mujeres muchas veces recurren a los flats o zapatos bajos como una alternativa cómoda, fresca y estética.

Si bien están muy bien para ir a la oficina o a una reunión con amigos, no deberían usarse en exceso. Es que no tienen prácticamente absorción de choque, y causan demasiada presión sobre el talón.

La falta de apoyo que ofrecen pueden terminar ocasionando tendinitis, mucho dolor en el talón, metatarsalgia y fracturas por estrés.

[También te puede interesar leer: La solución definitiva para curar los pies secos y agrietados]

6. Usar calzado muy desgastado

Algo parecido que con los flats ocurre por el uso de calzado viejo y muy desgastado. Es que este tipo de zapatos no ofrece el soporte adecuado que los pies y el cuerpo necesita.

Así es que usar calzado desgastado puede obligar al pie a no pisar correctamente, lo que puede traer complicaciones en todo el esqueleto.

cuidado de los pies

7. Caminar descalzo en lugares públicos

Cambiadores, duchas de club, o cualquier espacio por el que camine mucha gente, no son los mejores lugares para caminar descalzo.

Es que pasa tanta gente por allí que terminan acumulándose hongos y otros virus, fácilmente contagiables si estamos descalzos.

Para ir a esos lugares es mucho mejor usar chancletas o sandalias.

8. Olvidar los calcetines a la hora de correr

Correr sin calcetines es un verdadero error, no importa cuanto calor haga en el ambiente. De hecho, cuando usas zapatos o zapatillas deberías usarlos siempre, aunque no vayas a ejercitarte. Pues los calcetines son elementos absorbentes de la humedad que generan los pies, y le dan una capa extra de protección.

[También puedes leer: Andar sin medias, la moda que enferma tus pies sin que te des cuenta]

La fricción del pie directamente con la zapatilla al hacer este tipo de ejercicios puede ocasionar lesiones, ampollas e infecciones.

Idealmente, usar calcetines de algodón, especialmente preparados para hacer deporte.

9. Usar zapatillas deportivas si no estamos haciendo deporte

Las zapatillas deportivas tienen su diseño especialmente preparado para los movimientos que nuestros pies hacen cuando estamos practicando ejercicio. De hecho, cada deporte o disciplina necesita su propio tipo de calzado.

Utilizar las mismas zapatillas para otro tipo de actividad puede llevar a que los pies deban moverse de forma antinatural, ocasionando daños en los pies y en el resto de los huesos.

Por ejemplo, las zapatillas para correr están previstas para hacer movimientos hacia adelante. En cambio, el básquet o el tenis requieren movimientos laterales, y por lo tanto debe usarse calzado específico.


Fuentes:
Comentarios