9 aspectos positivos de las redes sociales

7.8K
9 aspectos positivos de las redes sociales
7.8K

Bien utilizadas, las redes sociales nos ofrecen una verdadera ventana de conexión con el mundo.

Las redes sociales, que hoy muchos tenemos la maravillosa posibilidad de tener a la mano casi todo el día, tienen sus cosas positivas y también negativas. Los artículos, estudios y estadísticas se encargan por lo general de destacar las contraindicaciones de una vida híper conectada, ya que como con cualquier otra herramienta, si nos pasamos de la raya, se convierte en una adicción. Muchos otros dicen que las redes son como la ventana para un “voyeur”: poder espiar un pedacito de la vida de los demás, sin que nadie se dé cuenta; incluso seguirle los pasos a un amor que nos dejó un sabor amargo en el corazón, o entablar guerras de letras escribiendo y opinando sobre todo y con todos los que no piensan como uno.

 
Hoy nos proponemos destacar 9 aspectos positivos de las redes sociales, ya que constituyen sin dudas una de las grandes revoluciones de la última década, y con transformaciones, avances y retrocesos, han cambiado la forma de acceder a muchos aspectos del mundo.

Primero: Las redes sociales sirven para conectar y estimular los vínculos. Más allá de que prácticamente muchas personas solo han pasado a “hablarse” a través de Facebook, Twitter, Linkedin por privado, Instagram mostrando sus fotos y lo bien que les va en la vida, existe la posibilidad de conectar con otras realidades, mundos coexistentes con el nuestro. Desde esta perspectiva nos abre la visión a acceder a información que antes costaba mucho tener cerca.

Segundo: Puedes interactuar y nutrirte de información valiosa, si sabes buscarla. Hay millones de grupos, comunidades de todo tipo de temas, oficios, hobbies e intereses personales y profesionales esperando tu click. De esta forma, estimularás tu desarrollo accediendo a diferentes perspectivas y casos. Desde el punto de vista educativo, si son bien utilizadas, se convierten en un excelente aliado para todas las edades. Recuerda los cuidados parentales para proteger a los más chicos.

Tercero: Si deseas seguir a alguna persona o empresa que te inspire, puedes hacerlo tantas veces como quieras. Se multiplican los recursos positivos en las redes, con mensajes, escritos, fotos, textos y videos, que nos permiten seguir cultivándonos utilizando las nuevas tecnologías.

Cuarto: Con los potentes buscadores, si deseamos reencontrarnos con alguien y somos pacientes, es probable que podamos hallar a muchas personas en el mundo. Lo que aquí hay que tomar en cuenta es el espacio de la otra persona, y darle lugar a que se exprese: es decir, si desea o no retomar el contacto con nosotros.

Quinto: Divulgar tus proyectos y actividades. Las redes sociales, con poca inversión de tu tiempo bien planificado, se convierten en una plataforma espectacular para dar a conocer tu marca, producto o servicios, o intereses personales. Un ejemplo son los perfiles y cuentas dedicados a la adopción responsable de mascotas, los de determinadas enfermedades con recursos de ayuda y palabras de aliento, y los que promueven el bien común en causas que vale la pena conocer.

Sexto: Son fuente de inspiración constante. ¿Cuántas veces te ha pasado que buscas una respuesta y la encuentras en el lugar menos esperado? Las redes sociales permiten que una palabra o una foto traigan esa respuesta que tanto anhelabas, en el momento justo. Y es en esa “lotería” de la vida que proponen las redes sociales cuando puedes apoyar tu próximo escalón de crecimiento.

Séptimo: Desarrollar tus dones como tu aporte al mundo. Cualquiera que sea lo que te apasiona y que estés o no ejerciéndolo, las redes sociales te ofrecen un gran portal de alcance mundial, y prácticamente gratuito, para mostrar lo que sabes y haces. Conozco una persona que tras muchos años de tener sus escritos guardados bajo siete llaves, se permitió crear una página en Facebook y comenzar a publicarlos, junto con hermosas fotografías provistas por uno de sus amigos, ilustrando su material literario. A tres años de hacerlo, captó el interés de un editor y pronto publicará su primer libro, en papel y también, por supuesto, en formato digital, porque los libros, si tienes acceso a la tecnología, hoy se leen donde quieras, como quieras y a tu ritmo. Dos por uno: literatura y escritura, dando la vuelta al mundo, a través de las redes.

Octavo: Seguir a personas que construyen. Dentro de la multiplicidad de oferta están aquellas personas a las que has accedido por otros medios, y que resultan de inspiración para ti. Motivan, crean, y más que eso: innovan permanentemente. Es una energía positiva circulante en las redes sociales, que hasta logra contra restar la mala onda de muchos que abusan de mal modo de estas maravillosas herramientas tecnológica.

Noveno: Puede ayudar a focalizarte. Si te entrenas y no te conviertes en un cyber adicto a la tecnología, puedes lograr acceder a las redes unos pocos minutos al día para tener un pantallazo; configurar tus favoritos y dirigirte directo allí; y además, compartir lo que te gusta, lo que te sirve y lo que quieras compartir con la comunidad de personas que vas siguiendo o que te siguen.

Queda para preguntarnos si las redes sociales reemplazan los abrazos; los soplos de una vela en una torta de cumpleaños; los besos apasionados de los amantes; los juegos inventados con los pequeños, y las largas conversaciones con personas muy importantes para nosotros. Desde mi perspectiva, no los reemplazan. Aunque pueden sumar y estimular. Por ejemplo, en el caso de personas que viven lejos, les sirve para estar conectados. Con ciertas aplicaciones de la tecnología, ya no necesitas pagar para hablar y verse cuantas veces quieran, acortando distancias y sentimientos.

 Todo es cuestión de perspectiva, y de saber ver la parte buena en (casi) todas las cosas.

...

Sigamos dialogando:

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter @danielcolombopr

www.danielcolombo.com

Instagram: daniel.colombo 


Comentarios