8 trucos para prolongar el bronceado y proteger tu piel al mismo tiempo

Compartir
8 trucos para prolongar el bronceado y proteger tu piel al mismo tiempo

El sol es vida y nos aporta una gran variedad de beneficios para nuestro organismo y para nuestro estado de ánimo. Nos ayuda a sintetizar la vitamina D (que fija el calcio de nuestros huesos y nos protege del cáncer de mama, colon y ovario), incrementa nuestra producción de glóbulos blancos y nos ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunitario, nos ayuda a disminuir el colesterol y también mejora el aspecto de nuestra piel, combatiendo el acné, la psoriasis y la ictericia.


Sin embargo, la excesiva exposición de nuestra piel al sol, además de poder producir serias quemaduras, también provoca envejecimiento de la dermis por la destrucción del colágeno y la elastina de la capa subcutánea.

Si quieres lograr un bronceado espectacular y duradero y al mismo tiempo proteger tu piel de los rayos, puedes aplicar estos trucos que te lo harán más fácil.

1. Agua fría

Al estar mucho tiempo bajo los rayos del sol, la piel se deshidrata; por eso, para que luzca sana debes olvidarte un tiempo de los baños con agua caliente y apostarle a los baños tonificantes y revitalizantes con agua fría. Trata de sustituir tus jabones normales por aceites de ducha.

2. Aloe Vera

Puedes probar con aloe vera puro en lugar de las lociones “aftersun”. Además de ayudarte a conservar el color moreno, evitará que tu piel se pele. El aceite de rosa mosqueta también ayuda a que la piel no se reseque. Intenta que el aloe vera que uses sea extraído directamente de la planta.

3. Vitamina C

Por la noche, es importante que utilices cremas reparadoras con vitamina C y E para que la piel se nutra. Se ha comprobado que la vitamina C minimiza los daños ocasionados por el sol, entre ellos, las manchas.

[ También puede interesarte: Aprende a hacer un protector solar natural ]

4. Exfoliación

Los protectores solares son muy importantes pero removerlos no es tan sencillo, por ello es necesario oxigenar los poros después de haberlos cubierto durante tanto tiempo al día. Esto se logra haciendo exfoliaciones con mayor frecuencia durante las vacaciones (al menos dos veces a la semana). Busca que los productos exfoliantes tengan una base oleosa.

5. Vitamina A

Cuando terminen tus vacaciones, compra cápsulas de vitamina A y coloca el líquido en tu crema corporal. Esta vitamina ayuda a mejorar la suavidad y flexibilidad de la piel así como a evitar el ‘despellejamiento’. Hazlo durante la noche, cuando no vayas a salir de casa para evitar cualquier irritación.

[ También puede interesarte: Cómo preparar una loción post solar casera y natural ]

6. Cubitos de hielo de té verde

En tu casa, haz cubitos de hielo de té verde y aplícalos con un algodón antes de maquillarte, esto servirá para tonificar y revitalizar la piel. El té verde es calmante y antioxidante y hará que el bronceado se vea más parejo.

[ También puede interesarte: Cuándo una quemadura de sol debería llevarte al médico o preocuparte ]

7. Autobronceador


Puedes aplicarlo una o dos veces por semana para prolongar tu bronceado, y es una forma de tener color sin exponerse a rayos nocivos. Adquiere uno de efecto progresivo, luce más natural que los otros.

8. Frutos secos

Además de consumir alimentos que estimulen la melanina como zanahoria, jitomate o melón, también es importante comer frutos secos. No debes excederte con la cantidad pero en pequeñas porciones te ayudan a mantener un buen tono de piel.

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Etiquetas: bronceado, piel, sol, verano
Comentarios