8 datos que casi nadie conoce sobre la vagina

Compartir
8 datos que casi nadie conoce sobre la vagina

El cuerpo humano es un mecanismo tan complejo, que siempre hay nuevas cosas por descubrir sobre su funcionamiento. Sin embargo, hay cosas de las que se habla más que de otras.


La vagina, por ejemplo, es un órgano fundamental en vida femenina, pero así y todo hay muchos datos sobre ella y sus cuidados que, tengas una o no, puede que no sepas. Esto es usual porque a veces se evita hablar de ella, pero ese tabú ya no debería ser normal.

[También puede interesarte: Esta ley sobre la menstruación cambiará la vida de las mujeres de Nepal]

Así que decidimos contarte algunos datos curiosos sobre la vagina que posiblemente no conozcas (y que pueden resultarte interesantes).

[También puede interesarte: 7 datos que no conoces sobre el clítoris]


vagina mujer

1. Los músculos de la vagina se pueden entrenar

La vagina tiene músculos, y estos se pueden entrenar, igual que los de cualquier otra parte del cuerpo. De hecho, puede ser extremadamente fuerte.

Algunos ejercicios comunes para entrenar los músculos vaginales son los conocidos como ejercicios de Kegel. Tienen como finalidad fortalecer los músculos pélvicos y practicarlos diariamente tiene varias ventajas.

Por un lado, estos ejercicios pueden favorecer nuestra salud evitando, por ejemplo, la incontinencia urinaria.

Por otro lado, con los músculos vaginales bien entrenados se pueden conseguir más y mejores orgasmos.

Pero ten cuidado si un hombre es tu pareja: la vagina es tan fuerte que, en casos extremos, puede atrapar el pene y no dejarlo salir. ¡No debe ser muy agradable para ellos!

2. La vagina es autolimpiante

No debes esforzarte demasiado por mantener la higiene de tu vagina porque, de hecho, está preparada para limpiarse sola.

Como los genitales femeninos están diseñados para mantenerse limpios, son importantes para esta tarea las secreciones naturales.

De hecho, limpiarla en exceso puede ser perjudicial para nuestra salud genital, especialmente si utilizamos geles o antisépticos. Esto se debe a que el equilibrio de bacterias y los niveles de PH pueden alterarse, generando irritación y/o infecciones.

estar sentada vagina

3. La elección de la ropa interior es importante para cuidarla

Para evitar contraer infecciones, es importante que la piel vulvar respire. Por eso, la ropa interior que elijamos debería ser de telas transpirables, como el algodón.

Lamentablemente, la lencería más sexy suele ser de seda o terciopelo, que retienen la humedad y no son buenas para la salud genital femenina.

Para evitar fomentar la aparición de bacterias, deja la ropa interior más provocativa para la intimidad y durante el día elige telas más cómodas y seguras como el algodón.

4. Estar mucho tiempo sentada puede ser perjudicial para tu vagina

Cuando te quedas sentada en una posición fija por un largo período de tiempo la zona genital se calienta.

La fricción, el calor y la humedad en el área genital son los ingredientes perfectos para causar irritación y fomentar la aparición de bacterias.

Lo mismo puede suceder si usas ropa demasiado ajustada, así que trata de evitarla, sobre todo en verano.

5. Sobre el tamaño de la vagina

En promedio, la vagina mide de 7.5 a 10 cm. de profundidad, y 4.5 cm. de ancho. Estas medidas se alcanzan recién después de la pubertad, ya que antes mide menos de la mitad.

Como es un órgano flexible, durante el sexo o el parto puede expandir su tamaño hasta un 200%.

A pesar de ello, es capaz de volver a la normalidad. A diferencia de lo que muchos creen, la vagina no queda más grande después del parto, ni por mucha cantidad de relaciones sexuales que se tengan (aunque sí puede variar un poco su tamaño por el paso de los años).

vagina post parto

6. Lo que comas modifica su olor

La dieta que sigas puede afectar cómo huele tu vagina. Aunque no hay demasiada investigación en este capo, hay evidencia que sugiere que el olor en la zona puede variar por varias causas.

Una, más natural, es la ovulación. Otra es comer alimentos fuertes, como el ajo o el chile.

7. Necesita un cuidado especial después del parto

Después de dar a luz hay ciertos cuidados que hay que tener para permitirle a nuestro cuerpo en general y a nuestra vagina en particular recuperarse.

Por ello, no es recomendable tener sexo con penetración durante 6 semanas. Además, es recomendable evitar ingerir mucho azúcar o mucho alcohol o permanecer con ropa interior o bañador húmedo.

8. Hay mucho más que la vagina

Normalmente, toda la zona genital es llamada “vagina”, pero en realidad se trata solamente de una parte de ella. En la zona genital también se encuentra la vulva (la región exterior) que incluye los labios menores y los labios mayores, el clítoris y la uretra.

Fuentes:
Vix
Comentarios