Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Salud

7 verdades y mentiras sobre tatuajes que deberías saber antes de hacerte el próximo

En la actualidad los tatuajes están cobrando popularidad, pero aún así hay mucha información errónea o poco clara circulando. En especial cuando se trata de la salud. Te mostramos cuánto de verdad y cuánto de mito hay en todo eso.

Salud

7 verdades y mentiras sobre tatuajes que deberías saber antes de hacerte el próximo

En la actualidad los tatuajes están cobrando popularidad, pero aún así hay mucha información errónea o poco clara circulando. En especial cuando se trata de la salud. Te mostramos cuánto de verdad y cuánto de mito hay en todo eso.

Rocío Belén Suárez

30/08/2017

Hace tiempo que los tatuajes han dejado de estar reservados para criminales, marineros, o pandillas urbanas, y han empezado a ganar popularidad en las masas. Ahora cualquier persona puede hacerse uno, ya sea joven, viejo, de cualquier creencia o viva en donde viva, porque es una tendencia global.

Aunque todavía quedan personas que consideran que tener tatuajes da una mala imagen, lo cierto es que cada vez está más aceptado. Cuando antes decían que con tatuajes era imposible conseguir trabajo, hoy es algo poco común (aunque lamentablemente siguen existiendo lugares que no lo permiten).

Los tatuajes pueden incluso servir para recordar a un ser querido, para expresar el amor entre hermanos, ¡y hasta para detectar problemas de salud!

Sin embargo, todavía circula mucha información dudosa alrededor del tema. Algunas ideas están fundamentadas en la realidad, y muchas son sólo mitos.

[También puedes leer: creyó que no sería peligroso pero unos tatuajes de henna la marcaron para siempre]

Aquí te mostramos 7 afirmaciones que comúnmente se dicen acerca de los tatuajes, y te contamos sin son verdaderas o falsas (y por qué):

Mitos y verdades tatuajes

1. No se puede donar sangre estando tatuado: FALSO

No es verdad que las personas con tatuajes no puedan donar sangre. En realidad, sólo deben haber pasado algunos meses desde que se realizó el último tatuaje (cuya cantidad depende del país en el que se resida).

Este tiempo de espera desde que se realiza el tatuaje hasta que se puede donar sangre suele ir de 4 a 12 meses, y tiene que ver con un control sanitario.

Aunque la higiene y la prolijidad a la hora de hacer tatuajes es cada vez mayor, no se puede desatender la posibilidad de que haya habido contagio de alguna enfermedad a causa del uso de material mal esterilizado.

Por eso es necesario pasar por el llamado “período ventana”, es decir, el tiempo que un virus puede estar en nuestro cuerpo sin ser detectado. Pasado ese tiempo, si no se detecta ninguna enfermedad del estilo HIV o Hepatitis, se descarta la posibilidad de contagio y la persona tatuada puede donar sangre normalmente.

2. No es aconsejable tatuarse durante el embarazo: VERDADERO

Según distintos estudios, no es aconsejable tatuarse durante los meses del embarazo. Esto porque, aunque el porcentaje es leve, existe la posibilidad de contraer enfermedades que pongan en riesgo la salud del bebé.

Sin embargo, no hay problema con que una mujer se tatúe antes o después de quedar embarazada.

Lo que sí recomiendan los médicos es que  aquellas mujeres que piensen en tener hijos no se tatúen la zona lumbar. El motivo es que, a la hora del parto, no se puede usar anestesia epidural si la aguja tiene que atravesar la zona tatuada.

Mitos y verdades tatuajes

3. Los tatuados no pueden hacerse resonancias magnéticas: FALSO, aunque…

Las tintas actuales no contienen metal, como tenían hace más de dos décadas. Así es que actualmente, tener tatuajes no es contraindicación de ningún tipo para hacerse resonancias magnéticas.

Sin embargo, para aquellos que se hayan tatuado hace mucho tiempo, o si por algún motivo el tatuaje estuvo hecho con tinta que posee metal, sí puede traer complicaciones.

No quiere decir que no se puedan hacer el estudio: pero pueden sentir dolor, ardor o picazón en la zona tatuada.


4. Los tatuajes no se pueden borrar: FALSO

La tecnología avanza cada vez más, y los tatuajes no se quedan afuera. Así es que las técnicas para borrar tatuajes cada vez son más eficientes.

Aunque sigue siendo un tratamiento costoso (mucho más costoso que hacerse el tatuaje), ya no es inalcanzable. Lo malo es que no siempre la piel queda perfecta después de realizarlo.

De todos modos, estudios han demostrado que el 86% de las personas no se arrepiente del tatuaje que se hizo y no lo quiere eliminar. Como dato extra, muchos tatuadores se dedican a corregir y mejorar tatuajes viejos que ya no cuentan con el agrado del portador.

¡Así que no te preocupes por arrepentirte luego!

Mitos y verdades tatuajes

5. Los tatuajes están contraindicados para diabéticos: VERDADERO

No quiere decir que las personas con diabetes tengan prohibido hacerse tatuajes, pero sí deben cuidarse mucho más y tienen más posibilidades de tener complicaciones.

En principio, se deben evitar los tatuajes en las zonas en las que se inyecta la insulina, como antebrazos, abdomen y muslos. También en las zonas del cuerpo con mala circulación, como tobillos y muñecas.

Eso si se tiene la certeza de que se está llevando un buen control de la diabetes. Si el control, en cambio, es malo o dudoso, los tatuajes pueden traer complicaciones severa, por eso se desaconseja.

Hace un tiempo, incluso, se desarrollaron unos tatuajes que pueden ayudar a detectar un pico de glucosa.

6. Al tatuarse se pierde mucha sangre: FALSO

Generalmente, el trazado inicial de líneas que perfilan el tatuaje no produce sangrado.

El momento en el que puede sangrar un poco el tatuaje es en el sombreado de zonas más amplias. Sin embargo, debería dejar de sangrar por sí solo a los 5 o 10 minutos.

Cuando la persona se va a su casa llevando el tatuaje vendado, lo normal es que la piel ya haya dejado de sangrar por completo.

Mitos y verdades tatuajes

7. La tinta clara duele más: FALSO

No hay ninguna relación entre el tipo de tinta y el dolor que producen. Se cree que este mito puede provenir del hecho de que, en general, las tintas claras son las últimas en aplicarse.

Como al momento de usarlas la piel está más sensible por todo el proceso del tatuaje, puede que las personas sientan más dolor, pero no es algo que tenga que ver con la tinta en sí.

El único factor que determina una diferencia en el dolor que se siente es la parte del cuerpo que se tatúe.

[También te puede interesar leer: Inventan tatuajes que cambian de color cuando sube el azúcar en sangre]

¿Sabías todo esto? ¿Tienes tatuajes? ¿Qué opinas de ellos?


Otros

Salud

8 ejercicios en 4 minutos para bajar tantos kilos como quieras

Bajar de peso rápidamente no es un mito.

Entretenimiento

Esto es lo que aprendió Nietzsche al curar su depresión

No tomes a la ligera algo como la depresión.

Entretenimiento

15 tatuajes que todo amante de la naturaleza querrá tener

Hermosos tatuajes de la naturaleza, el espejo en el que descubrimos el amor propio.

share