6 ejercicios para mujeres que mejoran la vida sexual

Compartir
6 ejercicios para mujeres que mejoran la vida sexual

A pesar de que estemos en el siglo XXI, seamos honestos: el sexo sigue siendo un tema tabú, y cuando es puntualmente la vida sexual de las mujeres, lo es aún más. Pero eso no significa que no podamos hablar del tema. Muchas personas se preguntan cómo pueden mejorar ciertos aspectos de su vida sexual, y es más fácil encontrar información al respecto cuando se trata de hombres que cuando se trata de mujeres.


Nadie se sorprenderá si decimos que para tener una vida sexual satisfactoria es necesario estar en forma. La sexualidad, además de ser un momento de intimidad, requiere que usemos el cuerpo: casi todos nuestros músculos se ven afectados en el acto sexual. 

Estar en buen estado físico, entonces, es importante para que tu vida sexual sea más plena. 

Si, además de tu salud y tu peso, te interesa hacer ejercicio para mejorar tu satisfacción y resistencia en la cama, puedes empezar por estos seis ejercicios, ideales para tal fin. 

[También te puede interesar leer: 7 datos que no sabías sobre el clítoris]


Ejercicio puente

1 . Sentadillas

Las sentadillas son ideales para tonificar y dar forma a piernas y glúteos. Pero la circulación que se genera en la zona lumbar también puede despertar tu apetito sexual

Además, las sentadillas te permiten entrenar para los momentos en los que tengas ganas de tomar el control de la situación y ser la que lleve las riendas del encuentro sexual, especialmente si decides ir arriba. 

Para hacerlas, debes estar parada, con los pies separados a la altura de los hombros. Manteniendo los talones pegados al piso, sosteniendo la mayor parte de tu peso, dobla las rodillas como si fueras a sentarte en una silla inexistente. Permanece en esa posición unos segundos y vuelve a levantarte. 

Repite este ejercicio entre 10 y 30 veces por entrenamiento. 

[También te puede interesar leer: Métodos para tener piernas y glúteos perfectos sin ir al gimnasio]


2. Puente

La posición del puente fortalece los glúteos, los muslos internos y los  isquiotibiales, y también fortalece la cadera. Debido a que la pelvis está invertida, la postura del puente despierta los músculos del suelo pélvico y puede reforzar los órganos sexuales femeninos. Esto puede llevar a orgasmos más fuertes y controlados.

Para hacer este ejercicio, comienza acostada, con la espalda pegada al piso, y los brazos extendidos a los costados. 

Con los pies separados a la altura de la cadera, dobla las rodillas y levanta lentamente las nalgas del suelo. No dejes que tus pies se desplacen hacia afuera. 

Mantén la postura entre 30 y 60 segundos y luego baja lentamente la columna vertebral, de una vértebra a la vez.

Ejercicio plancha

3. Inclinación pélvica

Este ejercicio fortalece la base y la parte baja de la espalda, que se usan a menudo durante el sexo. También entrenan la región abdominal baja, y preparan el cuerpo para posiciones difíciles

Comienza igual que el puente, con la espalda apoyada en el piso, los brazos extendidos a los lados, y los pies separados a la altura de las caderas. Luego, también igual que antes, se despegan los glúteos lentamente del suelo, hasta llegar a la posición del puente. 

Una vez en esa posición, aprieta los glúteos y los muslos internos, e inclina la pelvis hacia arriba y hacia abajo lentamente (apenas unos centímetros). Repite estos movimientos entre 20 y 25 veces y luego baja lentamente. 

Descansa unos segundos y repite el ejercicio hasta cinco veces por entrenamiento. 

4. Plancha

La posición de plancha es una manera eficaz de fortalecer el cuerpo completo, desde los brazos hasta los dedos de los pies. Practicarla regularmente permite mantenerse en forma y entrenar la resistencia sin necesidad de ir al gimnasio

El ejercicio consiste en elevar el cuerpo y ponerlo en paralelo al suelo. Para ello, debes apoyarte, en la parte delantera, con los antebrazos y en la parte trasera con la punta de los pies. La pelvis no debe estar demasiado flácida ni demasiado elevada, y todos los músculos del cuerpo deben sentirse en tensión. 

Si estás familiarizada con el ejercicio y quieres ir aún más lejos, puedes levantar un pie unos centímetros del suelo durante unos segundos, luego bajarlo y elevar el otro. 

Lo importante es que seas capaz de mantener la postura al menos 20 segundos por vez. Repite el ejercicio hasta 10 veces por entrenamiento.

[También te puede interesar leer: Con un minuto al día, este ejercicio tonifica el vientre, reduce el dolor de espalda y mejora tu flexibilidad]

Ejercicio lagartija

5. Lagartijas

Al igual que la plancha, este ejercicio fortalece tanto brazos y hombros como glúteos y piernas. Pero además tiene la ventaja de mejora la fuerza en los brazos y el pecho.

Para realizar el ejercicio, comienza en posición tablón. Inhala y baja el pecho hasta que casi toque el suelo. Luego ehala y vuelve a la posición inicial. 

Si te resulta difícil, puedes ayudarte separando más los pies, o incluso sosteniéndote con las rodillas. Si, al contrario, quieres aumentar la intensidad, pon los pies sobre un escalón o banco. 


6. Perro hacia arriba

Este ejercicio fortalece muchos de los grupos musculares que intervienen en distintas posiciones sexuales: como la parte inferior de la espalda, los glúteos y los brazos, mientras estira el músculo iliopsoas (que se encuentra en la cavidad abdominal) y los flexores de la cadera. 

Es una posición de yoga, que ancestralmente se ha creído que aumenta la energía y el flujo sanguíneo en la zona pélvica

Para hacerlo, debes acostarte sobre el vientre, con las piernas separadas a la altura de la cadera y la parte superior de los pies en el suelo.

Luego, apoya tus manos a los lados del pecho, y levanta el torso haciendo la fuerza con las manos. Levanta todo el torso, y lleva los hombros hacia atrás. 

Respira y mantén la posición durante unos 15 a 30 segundos. Si quieres hacerla más avanzada, puedes levantar también los muslos del suelo.

Fuente:
Comentarios