5 trucos rápidos para controlar cualquier problema de ira

Compartir
5 trucos rápidos para controlar cualquier problema de ira

Los problemas de ira son más serios de lo que piensas. Mientras más los ignores y dejes que se prolonguen, más se agravarán y en algún punto de tu vida pueden llegar a descontrolarse y afectar relaciones cercanas.


Para poder sobrellevar una situación tensa o incómoda, te daremos algunos unos consejos que te permitirán controlar este tipo de sensaciones o sentimientos.

Puedes probar cada uno de los trucos en diferentes situaciones tensas, hasta que descubras cuál es el mejor para ti, o incluso, cuál te sirve en ante cada factor desencadenante.

problemas de ira

Técnicas de relajación-respiración

En situaciones de incomodidad, en las que sientas que estás a punto de estallar, trata de respirar profundo, y mantenerte consciente solo de eso por 10 minutos. En tu cabeza, imagina lugares, recuerda momentos en los que te sientes bien y en paz. Al tener este ejercicio como costumbre, lograremos llegar a una actitud positiva la mayor parte del tiempo.

[Lee también:  Así es como la ira afecta tu salud y estos son los mejores modos de controlarla]

Regla del pensamiento positivo

Atrayendo una actitud positiva, tu mente reflejará con el tiempo una  mejor actitud personal en tu vida diaria, con los más cercanos, y poco a poco las razones para estar enfadado desaparecerán, pudiendo resolver la situación con mayor calma. Pero para esto, debes tomarlo como una regla: cada vez que estés teniendo un pensamiento de ira, proponte pensar uno positivo que lo contrarreste. No te detengas hasta que lo logres.

Escuchar de forma atenta y madura a los demás

En los momentos de enfado, los problemas pueden ser cualquier cosa, menos resueltos. Lo mejor será optar por la vía pacífica y tratar de escuchar lo que los demás tienen para decir, procesarlo y luego, aceptarlo.

[Lee también:  Consejos para transformar el enojo y la frustración en algo positivo]

problemas de ira

Expresa las emociones con calma

La prudencia y el tiempo serán siempre la respuesta. Antes de decir cualquier cosa en un estado de pre-ira, ten en cuenta los pasos anteriores y piensa si lo que saldrá de tu boca será lo más conveniente.

Trata de ignorar las ofensas y las mentiras

El conocerte a ti mismo siempre te ayudará a saber ignorar las mentiras y los comentarios mal intencionados, y al mismo tiempo construir una imagen positiva de tu persona. Cuando logres esto, no habrá nada que pueda llegar a tus oídos y hacerte perder el control.

No es fácil lidiar con sentimientos fuertes en un momento de intensidad, pero es necesario que aprendamos a regularlos por nuestro propio bienestar emocional y el las personas que nos rodean.

¡Inténtalo y cuéntanos los resultados!

Fuente:
Etiquetas: problemas de ira
Comentarios