5 tips para usar la bicicleta en una gran ciudad

Compartir
5 tips para usar la bicicleta en una gran ciudad

El Banco Interamericano para el Desarrollo, a través de Biciudades, se ha encargado de recopilar información acerca de la cultura ciclista en América Latina. Su informe dice que se cuentan con cerca de 2500 kilómetros de ciclovías en toda la región. Aunque parece una gran noticia, la falta de infraestructura y presupuesto hacen que gran parte de esas vías hayan desaparecido (algunas se consideraban tales sólo por tener una línea pintada en el piso que la separara de los carriles para automóviles) o se encuentren en situaciones que hacen imposible que los ciclistas las usen.  


ciclovía

 A pesar de eso, la bicicleta está siendo usada cada vez más en todo el continente, y aunque en América Latina falta mucho para adoptar las medidas de seguridad y vialidad que países como Holanda o Dinamarca han implementado, ya no es sorpresa ver las calles (sobre todo de las zonas céntricas) de las grandes ciudades repletas de ciclistas de todo tipo; desde el turista en su propia ciudad, alumnos y profesionistas y los siempre intrépidos repartidores; por eso hay que tomar en cuenta algunas cosas si quieres ser una de esas personas que cambian el automóvil por estar en dos ruedas.   

Obedece

bici

Las grandes ciudades ya tienen reglamentos para los ciclistas y no lo hacen para hacer más lento tu viaje. La idea de que los ciclistas acaten las reglas es esencial para la seguridad de peatones, ciclistas y automovilistas.

Si hay carriles para bicis, no dejes de usarlos, y si no los hay recuerda que los carriles de los extremos son para ti. También intenta alejarte un metro de los autos estacionados, nunca sabes cuando puedan abrir una puerta y salgas volando. Por último y lo más importante, nunca salgas sin casco.   

No escuches música

músuca

No hay nada como recorrer las hermosas calles de una ciudad con tu playlist favorito, pero si usas la bici como medio de transporte, sobre todo si vas comenzando, no dejes que nada interfiera con tus sentidos. Aunque hay personas que incluso llevan bocinas para no usar audífonos, no es la práctica más recomendada.   

No uses bicicletas pesadas

Claro, las proporcionadas por los servicios públicos en al menos la mayoría de los países son monstruos pesadísimos, pero si puedes conseguir tu propia bicicleta y tu prioridad es viajar lo más rápido posible, no dudes en buscar una ligera y simple que te permita ir a todos lados en la ciudad. Eso sí, las subidas serán mucho más difíciles.   

Carga con ropa extra

ropa bici

Tienes que acostumbrarte a que sudarás más de lo que quieres, así que si es tu forma de ir a trabajar, siempre lleva ropa extra, desodorante, toallas faciales y todo lo que pueda servir para que al entrar a tu trabajo no parezca que hiciste una ruta maratónica para llegar.   

Planifica, investiga y disfruta

Además de hacer ejercicio y evitar mucho estrés por estar inmovilizado en tu auto, salir en bici es mucho más recreativo y te permite conocer partes de tu ciudad que seguramente no te habías dado cuenta que pasabas rápidamente a diario. Sin embargo, para que todo salga bien, evita caer en baches o coladeras y ten en cuenta los cambios de sentido de la vialidad, así como las zonas más congestionadas que es mejor evitar.  

La bicicleta poco a poco gana terreno y es que es mejor para el ambiente, para tu salud, para tonificar tu cuerpo y para crear convivencia ciudadana. Si la contaminación te preocupa, compra mascarillas para transportarte o incluso las nuevas máscaras anticontaminación que parecen lamentablemente, en algunas ciudades, ser tan necesarias como el casco.

Fuentes:
Comentarios