5 peinados increíbles que podés hacerte vos misma

Compartir
5 peinados increíbles que podés hacerte vos misma

Quizás alguna vez escuchaste a alguien decir que el pelo largo, por sí mismo, ya "viste". ¡Y es verdad! El pelo es un gran aliado a la hora de arreglarse. Un vestido sencillo, por ejemplo, puede quedar en segundo plano con un lindo peinado y un maquillaje que realce nuestros rasgos más atractivos. 


Pero es cierto también que en el día a día cuidar el pelo y hacer que se vea bien a veces puede transformarse en un problema. Tal vez te ha pasado más de una vez que por falta de tiempo preferiste solo recogerlo, no dejando ver toda su belleza. 

Por eso, ¡para vos es esta nota! Si tenés una reunión de trabajo, una cena con amigas, una cita, o simplemente querés verte linda porque sí, podés tomar alguna de estas ideas y hacerte un peinado fácil vos misma. 

¿Te animás? ¡Probalos y verás cómo podés ingeniártela sola y verte increíble en pocos minutos!

Antes de empezar es importante que sepas que la clave para que tu pelo se vea radiante es cuidarlo todos los días. Y nuestro consejo es que siempre elijas productos con ingredientes naturales porque lo cuidarán suavemente, y lo nutrirán y humectarán internamente, sin dañar tu pelo ni a tu salud. 

¡Ahora sí! ¿Qué peinados fáciles podés hacerte vos sola? Tomá nota y animate a probar hacértelos vos misma. 

1. Moño grande

Este peinado es ideal para las mujeres con pelo largo y abundante (¡en especial si te levantaste con mucho frizz!). Hacerlo es muy simple: solo tenés que armar un rodete grande, como te harías normalmente, pero dejando que la coleta mire hacia delante. Luego, con tus dedos abrí el rodete en dos partes, como podés ver en las fotos, y con la coleta que te ha quedado, terminá de dividirlos formando un moño. Sujetá con hebillas para que quede más firme, ¡y listo!

2. Doble rodete

Este peinado además de simple, ¡es multiuso! Podés usarlo para ir a una fiesta o también para una reunión de trabajo. Para hacerlo, tomá una parte de tu pelo como si te fueras a hacer una media colita. Ahora enroscalo de a poco como armando un rodete de ballet clásico. Sujetalo con hebillas. 

Una vez que lo hayas hecho, hacé lo mismo con el pelo que te quedó suelto. ¡Y listo! Cuanto más cerca te queden ambos rodetes, quedará más prolijo. 

3. Torzadas de costado

Esta idea es genial para un casamiento o fiesta, especialmente para esos casos en que no tenés ni tiempo ni dinero para ir a la peluquería. Parece más difícil, pero no lo es. Primero, dividí el pelo en dos y con una parte hacete una colita de costado. La otra parte que te quedó suelta, dividila en tres. Y desde arriba, hacia abajo, tomá cada mechón y hacelo torzada enroscándolo sobre sí mismo. Luego pasalo por debajo de la colita de costado que te hiciste al principio y sujetala junto con ella. Para terminar, elegí un lindo accesorio para agarrar todas las torzadas juntas.

4. Moño simple

Si buscás una opción súper simple, ésta es la ideal. Además, si no tenés el pelo muy largo, también podés hacerla. Solo tenés que tomar dos mechones finos de pelo (uno de cada lado de tu cabeza) y trenzarlos hacia atrás como si fuera un moño de zapatilla. Luego, sujetalo con hebillas para que no se salga, ¡y listo! Tendrás resuelto un peinado fácil para cualquier día.

5. Cola con sujetador trenzado

Para hacerte este peinado, separá tu pelo en dos partes (arriba y abajo), y con la de arriba hacete una colita para el costado. Con  la que te quedó suelta armate una trenza simple y usala para envolver la colita que te hiciste antes. Para unirlas y que no se salgan podés usar algún accesorio como el que ves en las fotos que además, le dará un toque súper personal. 

¿Qué idea te gustaría probar en tu pelo? 

Comentarios