Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

5 enseñanzas de "La Forma del Agua" sobre el amor

La Forma del Agua nos enseña a amar más a allá de estereotipos.

Entretenimiento

5 enseñanzas de "La Forma del Agua" sobre el amor

La Forma del Agua nos enseña a amar más a allá de estereotipos.

Mónica Correa

06/03/2018

La ganadora como Mejor Película, dirigida y escrita por Guillermo del Toro, no es solo una película con increíbles efectos especiales, La Forma del Agua es también una historia con enseñanzas sobre el amor.  

[También te puede interesar:
Los Oscars del #MeToo, los mensajes durante la noche más importante de Hollywood]

La Forma del Agua ganó el Oscar como Mejor Película

Amarse a sí mismo y amar a los demás es de las mejores experiencias que nos pueden pasar en la vida. La Forma del Agua, del director mexicano Guillermo del Toro, es de esas cintas que tiene un tierno mensaje, nos enseña que sin importar que tan “diferentes” nos consideremos, siempre existirá alguien con quien podamos compartir esa excentricidad y sí, probablemente, estar juntos para siempre.  

Estas son las 5 lecciones de La forma del agua sobre el amor.

Se puede encontrar el amor en el lugar menos pensado


Así como Elisa Esposito encontró a su alma gemela en un laboratorio gubernamental de alta seguridad, todos podemos encontrar a alguien a quien amar en cualquier parte, lo importante, es ver más allá de las apariencias, “no juzgar el libro por su portada”.  

Quien menos te imaginas puede ser tu aliado


En La Forma del Agua, el doctor Robert Hoffstetler fue pieza clave para que la criatura humanoide pudiera escapar del laboratorio y ser feliz a lado de Elisa. Recordemos que él fue quien le dio la llave para liberarlo del estanque, en gran parte, le debemos a él que La Forma del Agua haya tenido un final feliz.

Todos podemos encontrar a alguien como nosotros

Elisa y la criatura marina eran de la misma especie y por eso se entendían tan bien. Aunque todos los humanos también somos de la misma especie, hay cualidades que nos distinguen a cada uno. Como dice la sabiduría popular: “Cada quien, encuentra a su cada cual”.  

Los sentimientos son la mejor manera de expresarse


Los protagonistas de La Forma del Agua no podían hablar
, pero lo que sentían el uno por el otro, los delataba. Una mirada, una caricia o un abrazo eran suficientes para expresar el amor que se tenían. Nombrar las cosas por su nombre es increíble, pero el amor tiene dimensiones inimaginables que el lenguaje no puede encasillar.  

Sentirse satisfecho con los pequeños detalles de la vida


Elisa Esposito era feliz con su rutina, duchándose en la bañera, autosatisfaciéndose todos los días, comiendo huevos hervidos y yendo a trabajar. Esos detalles que quizá para muchos eran insignificantes eran su mundo y ella era feliz con ello. En La Forma del Agua, Elisa no aspiraba a una vida lujosa, pero le bastaba para disfrutar de la paz interior.


Otros

Entretenimiento

4 reglas del amor que es mejor no romper nunca

Presta atención a estos consejos para ser feliz con tu pareja.

Entretenimiento

5 películas sobre enfermedades mentales que marcarán en ti un antes y un des..

A veces la prisión está en nuestra cabeza

Entretenimiento

3 mitos sobre la creación del mundo que demuestran que todos somos iguales

Buscar en el pasado para entendernos es más importante que nunca.

share