5 ejercicios que demostrarán qué tan joven es tu cuerpo y cómo puedes mejorar

Podemos tener 20 años y pensar como alguien de 30, pero tener la movilidad de alguien de 40. A pesar de que muchos gustan presumir que su edad mental es mayor a la real, la edad que tu cuerpo aparenta es realmente importante para la salud, y no se trata de la vista o lo cansado que estás, puede ser algo tan simple como tu flexibilidad.  

Al hacer ejercicio, la mayoría de la gente combina fuerza y cardio. Ya sea en el gimnasio, en clases de spinning, corriendo o en crossfit; esas son las dos cosas en las que enfocan el rendimiento físico, pero sólo usa dos de los tres componentes básicos de la salud física: acondicionamiento de la fuerza y ejercicio aeróbico, dejando fuera la flexibilidad.  

Estos ejercicios demostrarán qué tan joven es tu cuerpo, pues la flexibilidad es algo que perdemos con el tiempo y si no la ejercitamos, puede traer problemas a largo plazo. Una vida sedentaria en pupitres y escritorios es lo peor que podemos hacerle a nuestro templo personal, así que inténtalos y si no logras ejecutarlos a la perfección, no te preocupes, también te diremos cómo mejorar tu flexibilidad.  


Flexibilidad de los hombros

Es sencillo, pero si te costó trabajo hacerlo o te dolió permanecer con los brazos de esa forma por mucho tiempo, tu cuerpo ya no es tan flexible como el de un joven.   

Flexibilidad de la columna vertebral

Si logras hacerlo excelente, significa que tu cuerpo no tiene 25 años todavía, si lo haces bien, aún tienes mucha flexibilidad, pero si no, es importante intentarlo cada día hasta mejorar la salud de tu columna.   

Flexibilidad del cuello y la cintura escapular

Si sientes dolor la hacerla, es importante que no le exijas demasiado a tu cuerpo, claramente no tienes la flexibilidad de un adolescente.   

Flexibilidad de la cadera

Si logras hacerlo de forma excelente, estás cerca de tener la flexibilidad de un niño, seguramente haces yoga todos los días y sabes que tu cuerpo puede moldearse tanto como tú quieras.   

Flexibilidad de la rodilla

Este ejercicio es muy fácil si tu cuerpo es joven, pero si tienes más de 30 años puede comenzar a ser complicado y a los 50 es casi imposible lograrlo.  

Si ya mediste tu flexibilidad y crees que debes mejorar, que es el caso de la mayoría, las siguientes siete posiciones son clave para lograrlo. Comienza poco a poco, puedes hacer la rutina completa en siete minutos, aunque mientras más tiempo lo hagas, los resultados serán mejores.  

Clásica

Intenta llegar primero a la altura de los tobillos para después alcanzar tus dedos. Al principio puedes ayudarte flexionando un poco las rodillas, pero con el tiempo debes olvidar eso.  

Laterales

Durante un minuto estírate de un lado, descansa unos segundos y hazlo del otro. Tal vez no sientas más que un ligero tirón, pero ayuda más de lo que crees.  

Sentado

Fíjate cómo debes sentarte en el borde de la silla, sólo así podrás trabajar con todos los músculos de tu abdomen, glúteos y hasta de la cadera.  

Brazos

Siente cómo tu flexibilidad aumenta al trabajar poco a poco con el tiempo en que haces esta posición, pues es una de las más cansadas.   

Cobra

Coloca las manos y asegúrate que estén alineadas con tus hombros, mira hacia el frente y mantén tu barbilla nivelada. Debes lograr que esta posición no te genere ningún tipo de malestar.   

Rodillas

Esta posición es esencial para quienes pasan mucho tiempo en un escritorio y rara vez ejercitan todos sus músculos.   

Pecho

Parece fácil e inútil, pero este ejercicio trabaja tus pectorales, hombros y la espalda.  

Comienza a mejorar tu flexibilidad hoy, no dejes que el tiempo pase y la edad de tu cuerpo avance peligrosamente a un punto crítico.

Fuentes:
Etiquetas: