5 amenazas para nuestra salud que "despertaron" por los últimos desastres naturales

Compartir
5 amenazas para nuestra salud que "despertaron" por los últimos desastres naturales

El paso de los huracanes Irma y Harvey causó devastación en Estados Unidos y el Caribe, pero el reto de la recuperación apenas comienza y los peligros no se manifiestan solo en forma de daños materiales y vidas humanas.


En esta lista, que originalmente fue recopilada por la BBC, te presentamos 5 de los más grandes peligros para la salud pública causados por desastres naturales como huracanes, que "despertaron" con las lamentables catástrofes que ocurrieron en los últimos días. 

  •  Enfermedades relacionadas con aguas contaminadas 
La interrupción del servicio de eliminación de aguas negras y la destrucción de la infraestructura correspondiente puede significar el brote de enfermedades potencialmente mortales como la diarrea, la fiebre tifoidea y el cólera. Estas enfermedades podrán afectar a quienes se encuentran en zonas directamente atacadas por los huracanes. Los más vulnerables son niños, ancianos y personas que perdieron el acceso al gas o la electricidad.

  • Envenenamiento por monóxido de carbono 
Debido a la pérdida del servicio eléctrico, algunas personas recurren a los generadores, que si no se utilizan en espacios debidamente ventilados pueden llevar al envenenamiento por monóxido de carbono, un gas sin olor ni color que puede causar enfermedades súbitas y la muerte. Algunos síntomas son el dolor de cabeza, la confusión, los mareos, dolor en el pecho y debilidad general.

  • Enfermedades transmitidas por mosquitos 
Las inundaciones dan lugar a grandes cantidades de aguas estancadas, el hábitat perfecto para la reproducción de mosquitos transmisores de zika, dengue, malaria y otras enfermedades. En este caso, la reproducción masiva de los mosquitos no es algo que solo pueda afectar a quienes viven en las regiones más castigadas, sino a todos.

  • Contaminación ambiental 
Los vientos huracanados mueven sustancias contaminantes que se encuentran en barcos, como plomo y combustible. Estas sustancias se mezclan con el agua de las inundaciones y causan complicaciones como alergias y enfermedades crónicas que pueden llevar a la muerte. Otra vez, no serán solo quienes viven en las zonas alcanzadas por los huracanes los afectados, sino que se trata de un problema de mucho mayor alcance.

  • Falta de acceso a centros de salud 
En este caso no hablamos solamente de los huracanes, sino también de los terremotos y de cualquier tipo de tragedia masiva. No es un problema de salud en sí, pero la interrupción del transporte puede ser fatal para personas que sufren una emergencia o que sufrían de enfermedades antes del paso de los huracanes. Además, el daño material a los centros de salud hace que su capacidad para tratar casos como ataques cardíacos y cáncer disminuya.

Fuente:
Etiquetas: contaminación
Comentarios