4 pasos para responder de forma natural ante un problema de salud

5.6K
4 pasos para responder de forma natural ante un problema de salud
5.6K

En Permacultura se dice que el problema es la solución. Desde esta perspectiva, claramente una enfermedad es un síntoma de algo que sucede en otros aspectos de nuestra vida. Si aprendemos a detectar sus fuentes, nos volveremos más felices y saludables.


A continuación te proponemos una escala de intervención que puede ayudarte a conocerte mejor en caso de malestar físico, sobre todo si es recurrente. Este camino es muy útil para muchos, sin embargo hay que aclarar que es solo una forma de abordar, que puede brindar múltiples beneficios, pero no se trata de una cura ni reemplaza la consulta con el médico.

4 pasos para responder de forma natural ante un problema de salud

1. No hacer nada = Observar

observar

Puede que te resulte extraño, pero es así: el primer paso es no hacer nada. En Permacultura la Observación es fundamental. Antes de tomarte una pastilla, tómate unos minutos para poder detectar y hacer consciente eso que no te hizo bien o que “te dejó de cama”. Por ejemplo, si te da un resfrío, tal vez lo que haces es ir al botiquín y buscar ese medicamento al que acostumbras, o si eres un poco más cuidadoso, algún remedio más natural. Eso no está mal, pero la realidad es que lo que menos hacemos es ponernos a pensar qué causó el síntoma y, si lo hacemos, generalmente es para inculparnos.

Pero elegir la automedicación es el camino menos recomendable, aunque esté socialmente muy aceptado. El problema es que con esa elección estarás generando una reacción en cadena que puede afectar sensiblemente, o no tanto, otros aspectos de tu salud. Si tratas el problema superficialmente, pero ignoras la causa emocional, el síntoma regresará. Pero si detectas la fuente, todo irá mejor.

2. Intervención Mecánica

4 pasos para responder de forma natural ante un problema de salud

Si ya detectaste el origen y sabes cómo evitar que te vuelva a suceder, estarás prevenido para la próxima vez, pero eso no te quitará los síntomas.

Llegado a esta instancia podrías probar resolverlo a través de intervenciones mecánicas; detenerte en primer lugar, descansar, recostarte, procurar estar abrigado. Permitirte estar en cama y no hacer nada más que darte tiempo, prestar especial atención a los síntomas y volver a observarte. Luego debes hacerte muchas preguntas nuevamente. Algunas de ellas serían: ¿Ya me sentí así alguna vez? ¿Sé cómo voy a evolucionar? ¿Hablé con mi médica/o sobre esto alguna vez? ¿Me alimento o me enveneno con lo que consumo a diario? ¿Tengo una vida sedentaria? ¿Esto que me sucede podría ser de origen emocional?

Ésta última pregunta es muy importante, ya que en muchos casos los adultos simplemente enfermamos porque es la única forma de escapar de cosas que no deseamos hacer, como por ejemplo “ir a trabajar” (sobre todo si nos sentimos obligados a ello en lugar de trabajar por un deseo del corazón de aportar nuestro valor al mundo).

De niños nos enseñaron muy bien que para faltar al colegio había que estar enfermos, y esos programas siguen muy vigentes. En muchos casos la enfermedad se disipa ante un cambio de vida, se desvanece cuando tomamos decisiones acertadas y escuchamos a nuestro cuerpo y nuestro corazón, cuando identificamos nuestro ideal de vida y éste concuerda con nuestras acciones; en definitiva, cuando somos congruentes. PENSAR, SENTIR y ACTUAR en la misma dirección= SALUD.

3. Intervención Biológica

4 pasos para responder de forma natural ante un problema de salud

Llevas en cama todo el día y se podría decir que no empeoraste, pero para mejorar, falta. En esta instancia puedes recurrir a infusiones o remedios naturales. Éstos van desde los más sencillos preparados caseros, los que nos hacia la abuela, hasta los que podría darte un médico homeópata.

Es importante que seas sincero con vos mismo para reconocer su efecto, que tal vez sea más lento, pero no menos eficaz que si tomaras una pastilla; y con un mayor beneficio para tu salud integral. En la mayoría de los casos, éste es el último estadío antes de la mejora definitiva.

4. Intervención química

4 pasos para responder de forma natural ante un problema de salud

Muchos dirán que la intervención biológica y la química en su esencia son lo mismo, pero llamaremos química a la intervención que se hace directamente con medicina de laboratorio industrial. ¿Es malo? No, siempre y cuando no se la utilice de manera constante. Por eso éste es el cuarto punto en la escala. Hay quienes abusan de este tipo de medicación usándola en cualquier momento y por cualquier motivo, sin una previa consulta médica. Sin embargo, si la usamos con consciencia y entendimiento, de la manera adecuada y solo cuando es necesario, puede ser muy útil para salir del cuadro.

El otro extremo, el de negarse a tomar cualquier tipo de medicina o realizar un tratamiento médico, también podría ser peligroso. Hay que ser muy serios porque desatender los síntomas y no pedir ayuda puede costar muy caro, incluso la vida. La medicina alternativa requiere un compromiso para con nosotros: hay que ser constantes y tenemos que estar muy comprometidos con nuestra salud. No podemos tomarla como una aspirina porque no lo es, es integral y requiere de nuestra complicidad; y por otro lado no tiene la velocidad de otros tratamientos.

Lo más importante es la propia interpretación de la enfermedad, producto de la propia observación, y del criterio personal; nadie debería conocerte más que vos mismo. Pero eso no significa que todos estemos preparados para afrontar cualquier cuadro solos.

En definitiva… Dicen que saber detectar las causas de la propia enfermedad es también un síntoma de buena salud, porque nos indica lo que está mal y nos llama a resolverlo. Hay que desarrollar esa inteligencia cuanto antes. Anímate a aplicar esta escala de intervenciones en otros aspectos de tu vida: te sorprenderán los resultados.

Si te gustó este artículo, comenta y comparte tus conocimientos.

Si quieres aprender más, puedes visitar nuestra "Escuela de Permacultura y Vida sustentable" en www.sendelacolina.com/aprende

Fuente:
Etiquetas: permacultura, salud
Comentarios