4 ideas sobre perder peso y sobre ejercicio que deberías olvidar para siempre

Compartir
4 ideas sobre perder peso y sobre ejercicio que deberías olvidar para siempre

A la hora de ejercitarse y perder peso, hay muchas creencias dando vueltas. Pero muchas de ellas pueden resultar peligrosas para la salud si no se las sabe interpretar, o usar adecuadamente.


[También te puede interesar leer: 4 tipos de ejercicios que [NO] ayudan a bajar de peso y es mejor que sepas pronto ]

Por eso, es mejor olvidarlas por completo y no poner la salud en riesgo. Estos son cinco de esos mitos que hay que derribar:


ejercicio

1. “Comer limpio” todo el tiempo

Está muy bien alimentarse bien, y forjar hábitos alimenticios saludables es siempre una buena idea. Pero hoy en día existe el mito de que sólo hay que comer alimentos integrales que estén mínimamente procesados. La idea en sí no es necesariamente mala, pero como cualquier tendencia, el problema real es llevarla al extremo.

Así, terminan eliminándose grupos completos de alimentos, lo cual no es sólo innecesario, sino también peligroso. Eliminar cualquier grupo de alimentos puede provocar deficiencias de minerales y vitaminas y, a menos que alguien tenga una afección médica genuina que lo prohíba, no es necesario eliminarlo: eso es lo que a muchas personas les ocurre con las harinas. El afán por no comer gluten sin ser celíaco puede llevar a una deficiencia de los hidratos de carbono que el cuerpo tanto necesita. Lo importante en todos los casos es llevar una dieta balanceada.

2. Ejercicio cardiovascular en ayunas

El ejercicio cardiovascular en ayunas está de moda, pero es una moda peligrosa. Se considera que una persona entra en ayunas 12 horas después de su última comida. Por eso, los defensores de esta idea suponen que lo más saludable es hacer ejercicio a primera hora de la mañana.

La idea es que, así, el cuerpo quema fuentes endógenas de energía, como la grasa y el glucógeno, a diferencia de las fuentes exógenas derivadas de los alimentos. Entonces, se quemaría más grasa que haciendo ejercicio por la tarde. Pero el problema es que eso no siginifica exactamente que el cuerpo vaya a quemar algo que "no le sirve", sino que, al no tener disponible lo que necesita, consumirá lo que tenía reservado para otra función. Prácticamente, el cuerpo se consumirá a sí mismo si le pedimos un esfuerzo para el que no le dimos ningún insumo.

ejercicio

3. Pensar los carbohidratos son el demonio

Los carbohidratos son un macronutriente esencial y una gran fuente de combustible para el cuerpo. Pero lamentablemente cuentan con muy mala reputación.

Se ha popularizado la idea de que comer menos carbohidratos llevaría a una pérdida de peso rápida. Y de hecho, funciona para bajar de peso.

El problema es lo que decíamos antes. Nunca es bueno eliminar por completo un macronutriente de la dieta. Estás perdiendo una fuente de calorías, sí, pero también de nutrientes esenciales.

Por eso, bajar drásticamente el consumo de hidratos de carbono puede conducir a fatiga constante, deshidratación, estreñimiento y problemas intestinales, entre otros.

Como siempre, las soluciones mágicas no existen. Se trata de aprender a distinguir los carbohidratos buenos de los no tan saludables, y llevar una dieta equilibrada, en la que ningún nutriente falte.

ejercicio

4. Creer que sudar mucho siempre es buen indicio

El sudor en cantidades después de un entrenamiento intenso te hace sentir que has trabajado muy duro, y seguramente sea así. Pero el sudor en sí mismo no es indicativo de cómo fue tu entrenamiento.

Muchos factores diferentes entran en juego para determinar cuánto sudará alguien. Su edad, peso y nivel de condición física juegan un papel, además de la genética y la temperatura.

Alguien que es relativamente nuevo en el ejercicio puede sudar más durante el mismo entrenamiento que alguien que ha estado entrenando regularmente durante varios años, y aún así haber trabajado mucho menos.

En realidad, el sudor es un mecanismo de defensa que pone el cuerpo para tratar de refrescarnos cuando nuestro cuerpo está muy caliente. Así que olvídate de “obligarte” a sudar más para bajar de peso.

Sólo conseguirás deshidratarte después de cada entrenamiento y, en realidad, el sudor es agua. El peso que “pierdas” en sudor lo volverás a ganar.

Fuente:
Comentarios