4 cosas que nunca jamás deberías hacerle a tu vagina

La vagina es un órgano fundamental en el sistema reproductor femenino. Sin embargo, como pasa muchas veces con todo lo relacionado al sexo, no se habla lo suficiente de ella. Por eso, muchas mujeres cometen errores a la hora de cuidarla.

[También te puede interesar leer: 8 datos que casi nadie conoce sobre la vagina]

Si quieres una vagina funcionando a la perfección, sin irritaciones, molestias e infecciones, deberías tener mucho cuidado con estas cosas:

1. Baños de vapor

Hay mujeres que consideran los baños de vapor vaginales como una verdadera maravilla. La actriz Gwyneth Paltrow, por ejemplo, es una gran difusora de las ventajas de este tratamiento. El mismo promete limpiar el útero y equilibrar las hormonas.

Sin embargo, este tratamiento tienen consecuencias negativas para la vagina. Para empezar, porque esta es autolimpiante. Esto significa que la vagina, a través de sus secreciones naturales, se encarga de estar siempre libre de infecciones.

Los baños de vapor alteran este sistema por lo que, contrario a lo que puede parecer, hacen más propensa la vaginosis.

Pero no es el único problema. Los baños de vapor vaginales pueden provocar quemaduras hasta de segundo grado, según señala el doctor Draion Burch, ginecólogo en Pittsburgh.

Por ello, mejor olvídate de los baños de vapor en tu vagina. De verdad, no los necesitas.

[También te puede interesar leer: 10 cosas que siempre has querido saber sobre sexo y nunca te has atrevido a preguntar]

2. Automedicación y cremas

Automedicarse no es una buena idea en ningún caso. Pero específicamente en el caso de la vagina, menos aún. No debes olvidar que se trata de una zona de tu cuerpo ultrasensible. Por eso ponerse cremas, ungüentos o lociones, incluso los que se venden como "naturales", no es una buena idea.

Si es para quitar malos olores, no deberías necesitarlos. La vagina se limpia sola, y tiene olores naturales que no hacen daño. Y si huele muy mal, deberías descartar una infección, no intentar lavarla.

La mucosa vaginal es muy sensible y con productos que parecen inofensivos podrías causarte graves lesiones, incluidas quemaduras químicas.

[También te puede interesar: Ginecosofía natural - 6 preguntas que si eres mujer te has hecho]

3. Objetos Extraños

Hay suficientes objetos diseñados para entrar en tu vagina: tampones, copas menstruales, pene, consoladores, lubricante… Y se podrían seguir enumerando un par de cosas más.

Por eso, habiendo tantas opciones, nunca deberías intentar introducir en tu vagina objetos extraños que no estén preparados específicamente para tal fin.  Si quieres experimentar sensaciones nuevas, busca objetos que hayan sido pensados para ello. De otra manera podrás causarte enormes daños: raspaduras, irritación o infecciones.

Aclaración extra: incluso con los objetos “permitidos”,  procura que estén siempre limpios y desinfectados. No deberías compartirlos con una pareja sexual sin lavar.

4. “Perfumarla”

Es normal que la vagina huela a vagina. No es normal que huela a flores. Puede que no te guste demasiado, que sientas que eso te convierte en una chica sucia, pero no es así.

La vagina es un órgano cerrado, caliente y húmedo. En ese contexto, la generación de olores es completamente normal. Además, tiene que ver con lo que decíamos anteriormente: los fluidos vaginales son necesarios para mantenerla sana.

Si la lavas en exceso y le echas jabones o perfumes demasiado invasivos, sólo conseguirás contraer una vaginosis.

Así que sólo debes preocuparte por el olor vaginal si este:

  • Es más fuerte de lo normal.
  • Viene acompañado de picazón.
  • Se acompaña con flujo fuera de lo normal. 

En esos casos debes consultar con tu médico.

[También puede interesarte: 7 datos que no conoces sobre el clítoris]

¿Sabías que estas cosas eran perjudiciales para tu vagina? ¿Conoces otras cosas que ninguna mujer debería hacer?



Fuentes:
Etiquetas: