11 extraños crímenes que puedes cometer sin darte cuenta cuando viajas por Europa

Compartir
11 extraños crímenes que puedes cometer sin darte cuenta cuando viajas por Europa

Algunas personas saben que cuando van de turistas a un país, es importante conocer algunas de sus costumbres y su cultura. Aunque hay, de hecho, algunas personas que se informan bien sobre estas diferencias antes de viajar, con frecuencias se dejan algunos datos por fuera.


Hoy te presentamos 11 acciones que nos parecerían inocentes, pero resultan ser un delito en ciertos lugares de Europa.

Reciclar en domingo

Al menos en Suiza no se puede hacer. En 2014, la policía de Zurich arrestó a Judith Schulte después de ser vista reciclando su basura en este día. Para Judith solo quedaba pagar una multa o pasar dos noches en la cárcel.

[Lee también:  Destinos secretos de Europa que casi nadie visita]


Usar el taladro en domingo

En Alemania es impensable siquiera colgar un cuadro el día domingo, esto puede resultar muy caro. En ese país los domingos son de pura relajación y los ruidos molestos no son permitidos.

Usar chanclas para conducir

En España este delito es multado con 200 euros. Adicionalmente, si alguien es visto conduciendo con sandalias, tacones muy altos, o calzado que no esté autorizado o que sea considerado poco fiable a la hora de conducir, será detenido.

[Lee también:  Cinco capitales europeas que merecen una visita]

Estar borrachos mientras hay una vaca a nuestro cargo

En Escocia, si eres un granjero o un pastor, es impensable beber una cerveza mientras estás ejerciendo tu trabajo, y este hecho te puede costar unas 200 libras. También sucede con los criadores de caballos y fueras atrapado bebiendo algún tipo de alcohol, serías multado o encarcelado.

No llevar alcoholímetro contigo

Esto sucede en Francia. Es entendible que no quieran que vayamos borrachos al conducir, pero tener un alcoholímetro portátil contigo todo el tiempo es algo que, si bien en otros países parecería extremo, aquí es obligación.

Colarse en las filas

Los buenos modales de los británicos son muy conocidos, y una de las cosas que más respetan es su turno en las filas. Si alguna vez vas a Inglaterra, ni se te ocurra saltarte tu turno mientras estás en el súper mercado o esperando el metro, esto sería infringir la ley y nos llamarían la atención al instante.

[Lee también:  Los 5 lugares más sustentables del mundo para unas vacaciones sin culpas]

Tener sexo durante una partida de ajedrez

En Tallin, Estonia, puede que el ajedrez sea una prioridad. Lo mejor será no practicar sexo mientras estemos en esta ciudad, jugando ajedrez.

Alimentar a las palomas

Desde 2008 es ilegal alimentar a las palomas en Venecia, lo cual resultó muy polémico, pues esta es una de las actividades favoritas de los turistas, y además dejó sin trabajo a muchos de los vendedores de comida para pájaros en la plaza de San Marcos. Las multas por este crimen son de 50 a 600 euros.

Ir con traje de baño por la ciudad

Aunque en Barcelona la playa es un imán turístico, está totalmente prohibido andar con tu bañador por los alrededores de la ciudad, también se multa quien ande sin camiseta fuera de la zona de playa.

[Lee también:  Los kebabs podrían prohibirse en Europa y la razón es que son muy peligrosos]

Turismo en tacones

En Grecia esta ley se aprobó con el propósito de asegurar la conservación de varios de sus monumentos antiguos, por lo que visitar algún templo de algún Dios en tacones está prohibido.

Orinar en el mar

Este es completamente entendible, aunque no se sabe cómo pueden estar seguras las autoridades de Portugal de quién lo hace y quién no.

Siendo honestos, a pesar de que muchas de estas leyes nos parezcan extravagantes o un poco ridículas, algunas tienen bastante lógica y están ahí para proteger el bienestar y la tranquilidad de los ciudadanos, y ahora que tú las conoces, puedes ser un turista más consciente y entiendas mejor el contexto si algún día visitas estos lugares.

Fuente:
Etiquetas: europa
Comentarios