10 trucos de primeros auxilios que el 90% no conoce o hace mal

Compartir
10 trucos de primeros auxilios que el 90% no conoce o hace mal

Ante un problema (un accidente, una quemadura, un corte) enseguida queremos reaccionar de alguna manera. Pero muchas veces el desconocimiento nos lleva a hacer las cosas mal, y terminar generando una situación todavía peor.


Por eso, estos 10 trucos de primeros auxilios te ayudarán a salir del paso sin lastimarte o provocar heridas peores.

1. Hemorragia nasal

Cuando sangra tu nariz, o la de alguien cerca tuyo, es normal que te pongas nervioso. Es una sensación horrible.

Sin embargo, y más allá de los consejos del abuelo, nunca deberías echar la cabeza hacia atrás cuando esto suceda. Si lo haces, aumentas la presión sanguínea en tu cabeza. Además, te puede entrar sangre en los pulmones generando náuseas.

Lo que sí debes hacer:

Mantener la cabeza derecha (para bajar la presión sanguínea) y aplicar algo frío en la nariz. Usando tu dedo índice y gordo tapa alternadamente durante 15 minutos las fosas nasales y respira por la boca. 

Llama a un médico si la hemorragia persiste luego de varias repeticiones del procedimiento.

primeros auxilios

2. Lavar heridas

Ante una herida, normalmente se recurre al agua oxigenada para desinfectar la zona. Pero esta destruye células y hace que la herida tarde más tiempo en curarse. Lo que ocurre con el mertiolate o el alcohol es más o menos lo mismo.

En vez de curar así las heridas deberías lavarlas con agua limpia y jabón (si tienes tiempo, hervida y enfriada) y algún antibacterial.

Si la herida no lo requiere, no coloques vendas ni curitas, así la herida se curará más rápido.

3. No usar paracetamol como remedio a todo

Los analgésicos de venta libre han hecho que las personas se automediquen creyendo que, si pueden comprarlo, es porque es inofensivo. En el caso específico del paracetamol, la consecuencia de su uso indiscriminado son problemas renales y de hígado. 
Un adulto no debería tomar más de 1 gr. por toma ni más de 4 por día, pero en realidad no debería tomarlo sin recomendación médica.

4. Masajes al corazón

Realizar masajes cardíacos puede ser peligroso si no sabemos hacerlos. Puede terminar en rotura de costillas y dañar pulmones y corazón. Así que sería importante tomar clases de RCP por si algún día tienes un problema.

De todos modos, si te ves obligado a intentarlo, debes saber lo siguiente: el masaje al corazón se debe realizar sólo en caso de que no haya pulso, la persona no respire, y no haya a ningún médico cerca.

El ritmo correcto de las compresiones es de alrededor de 100 por minuto. Si no tienes idea cómo calcular esto, hay una solución anecdótica (pero que funciona): cantar mentalmente la canción “Staying Alive”, de los BeeGees. No, no es la letra mágica, aunque tenga que ver con el tema. Es que tiene el tempo justo (específicamente 103 BPM).

Si logras ir a ritmo sin presionar demasiado, puedes salvar una vida. Igual, mejor aprender.

primeros auxilios

5. Accidente

Si estás implicado en un accidente automovilístico y la persona con la que vas salió herida, no debes moverla bajo ningún concepto. Es que la muerte después de un accidente viene generalmente dado por una lesión de cuello o columna, y moverla puede empeorar la situación.

Lo que debes hacer es tratar de mantener a la persona en la misma posición, llamar de inmediato a una ambulancia, y mantenerle los signos vitales hasta que la ayuda llegue.

6. Intoxicación

Si crees que te has intoxicado con un medicamento, alcohol o una comida, no deberías intentar vomitar. Los medicamentos que provocan vómito pueden causar quemaduras de esófago y dejar que el vómito entre en los pulmones.

Tampoco te autodiagnostiques. Una intoxicación puede ser más grave de lo que crees, así que ante cualquier duda consulta con un médico o asiste al hospital.

7. Herida con hemorragia

Si tienes una herida con una hemorragia deberías poner una cantidad de gasa estéril sobre la misma y poner un paño limpio sobre la herida. Luego, sostener eso con presión hasta que llegue una ambulancia.

En cambio, el uso de torniquete debe dejarse solamente para los casos en los que la vida corra riesgo y que la persona pueda morir desangrada. En casos menos graves no debería recurrirse a un torniquete, ya que se corre riesgo de amputación de extremidades.


Primeros auxilios

8. Convulsiones

Si alguien tiene convulsiones, lo peor que puedes hacer es ponerle algo en la boca para que no se muerda la lengua: pues puede terminar tragándose el objeto o asfixiarse con él..

Las convulsiones terminan por sí solas, no tienes que hacer nada. Lo mejor que puedes hacer es cuidar que la persona no se golpee contra los objetos a su alrededor durante la convulsión, ni que deje de respirar.

La lengua no se puede tragar y morderla no es peligroso. Una vez pasada la convulsión, acuesta a la persona de lado.

9. Mordedura de serpiente

Existe el mito, popularizado en películas y programas de tv, que chupar la herida de una serpiente nos salvará la vida.

Pero el veneno mezclado con la saliva llega a la boca creando otro foco de infección. Esto acelerará la intoxicación del organismo, lo cual puede provocar un edema pulmonar y un paro cardíaco.

En cambio, ponte en posición horizontal, procurando que el área afectada se encuentre por debajo del nivel del corazón y llama al médico de inmediato.

10. Recomendación: salvo en casos extremos, no intentes llevar tú mismo al enfermo al hospital más cercano

Intenta siempre mantener la calma y llamar a la ambulancia para que te dé las indicaciones. Quizá el hospital más cercano no está preparado para atender tu emergencia.

Confía en la operadora, que te dirá qué es lo que debes hacer.

Fuentes:
Comentarios