10 traumas de la infancia que te puden afectar para toda la vida

Compartir
10 traumas de la infancia que te puden afectar para toda la vida

A pesar de lo que la televisión muestra, muchas cosas que damos por hecho son más difíciles de comprender. Así como las muestras de ADN no funcionan como vemos en las series de televisión, determinar el comportamiento de un adulto debido a los traumas de la infancia no es cuestión de una conversación de un minuto.  


Los análisis, las encuestas y el estudio de todos los datos permiten ver una precisa, pero no por eso perfecta, imagen de lo que puede ser un trauma en la infancia y sus consecuencias. Un niño puede ver una cinta de terror y temerle a los payasos, pero cuando crece tal vez no lo asustan, a lo mucho lo incomodan, pero hay otras personas que sí crecen con un miedo constante por un trauma similar.  


Madre Tideland

Ahí radica la importancia de los estudios y la estadística, pues estos determinan los casos más comunes que desembocan en un trauma y el cómo afectan a la gente años después.

Un ejemplo es el de 21 mil personas mayores de 60 años en Australia que sobrevivieron a abusos cuando eran niños, gracias al estudio de ciertas instituciones de salud del país. Es un número realmente impactante, y los estudios de entidades médicas determinaron que esas personas eran más propensas a tener matrimonios fallidos y a no considerarse nada felices.  

Estos son los 10 tipos de abuso que más pueden perjudicarte en el futuro:  

Tideland

Abuso emocional  

El abuso es verbal, pueden existir amenazas que mantengan con miedo a la víctima, pero no hay violencia física. Muchos adultos lo hacen sobre los niños sin detenerse a pensar en lo que están haciendo; incluso pensando en protegerlos, pero a la larga, esa persona vivirá con miedo. 

Abuso físico  

La violencia física se cumple. Golpes, cachetadas, sacudones. No es necesario aclararlo, la violencia física no solo repercute en la salud física sino en la emocional. 

Abuso sexual  

El Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos dice que se trata de alguien 5 años mayor que la víctima que comete un abuso sexual. Ya sea tocándola o haciendo que toquen a la otra persona de una forma sugerentemente sexual y sin consentimiento de la víctima. El abuso sexual hacia a niños ocurre mucho más frecuentemente de lo que la mayoría cree, y muchas veces es invisible porque los adultos que sospechan temen preguntar a los niños o seguir indagando en lo que sucede hasta descubrir la verdad.  

Violencia hacia la madre

No es necesario que un niño sufra la violencia en carne propia para que esto lo marque para siempre. Ver el abuso que una madre puede sufrir, desde las amenazas verbales, hasta los golpes físicos, también puede ser la raíz de muchos conflictos que surjan en el futuro. 

Abuso de sustancias en casa  

Los problemas con alcohol o drogas por parte de un familiar repercuten en los niños que son parte de la familia, incluso aunque se mantenga a los pequeños apartados.   


Jeff bridges

Problemas mentales en casa  

Cuando uno de los familiares tiene una enfermedad mental, o algún trastorno como la depresión, es importante prestar atención a cómo lo están viviendo los niños de la familia. Y si sucede algo más grave, por ejemplo que alguien cercano intente suicidarse, puede ser buena idea hablar con un profesional que asesore sobre cómo comunicar estas cosas a los niños.

Separación o divorcio de padres  

Si bien en la actualidad gran parte de la población vivió la separación de sus padres porque las relaciones de pareja no son para siempre -y no tendrían por qué serlo-, es importante que todo se explique a los niños con claridad para que no repercuta emocionalmente de una forma negativa.

Familiares con historia criminal  

Cuando una persona de la familia va a prisión, o es acusado de un delito, los niños pueden no entender del todo lo que está sucediendo. Y es probable que escuchen constantemente que esa persona, que quizás quieren mucho, hizo algo malo. Y eso puede ser confuso para ellos. Por eso, la comunicación clara y amorosa es fundamental.

Negligencia emocional  

Es fundamental, en nuestro desarrollo emocional, sentirnos importantes, especiales, amados. Negligencia emocional significa que, aunque nadie esté haciéndole al niño exactamente algo malo, tampoco es fuente de fuerza, protección y soporte.  Eso a la larga repercutirá.

Negligencia física  

Es similar a la anterior: nadie está dañando físicamente al niño, pero tampoco nadie en la familia cuida ni protege a la víctima. No le proporcionan servicios médicos, no le dan suficiente comida o lo dejan solo, sin cuidados. 

Pirámide

Una pirámide emocional demuestra que los traumas de la infancia pueden llevar a un comportamiento antisocial y problemas emocionales que llevan a la víctima a adoptar riesgos en la salud, tener problemas para comportarse con otras personas e incluso llegar a una muerte prematura.  La forma en que se educa y trata a los niños no debe tomarse a la ligera. Son más fuertes de lo que creen, pero al mismo tiempo son muy capaces de absorber las cosas negativas de un evento que para un adulto tal vez no tiene importancia.

[También puede interesarte: 5 razones por las que enseñar filosofía a los niños es lo mejor que puedes hacer]

Fuentes:
CDC
Etiquetas: abuso, infancia, psicología
Comentarios