10 mitos sobre gatos que seguro pensaste que eran verdad

Compartir
10 mitos sobre gatos que seguro pensaste que eran verdad

Si eres amante de los gatos o, por el contrario, no son los animales que más te gustan en el mundo, puede que estés creyendo que alguno de los mitos que circula sobre ellos sea cierto. Quizás por eso te estás perdiendo de la posibilidad de adoptar a un pequeño felino y tener en tu casa a un compañero fiel y cariñoso. 


[Lee también:  ¿Cuántos gatos hay en la imagen? ¡Atención, no es lo que parece!]

¿Cuáles son los mitos sbre los gatos? ¡Conócelos aquí y entérate por qué deberíamos dejar de creerlos!


1. Los gatos siempre caen de pie

Si bien los gatos tienen mucha destreza para trepar y saltar, no necesariamente un gato caerá siempre de pie. Depende de la altura, ya que necesitan de un tiempo para darse vuelta y caer sobre sus patas. Además, aún cayendo de pie pueden hacerse daño también, así que por nada del mundo intentes probarlo. Tu curiosidad en este caso, implica un maltrato hacia estos pequeños animales. 

2. A los gatos les encanta la leche

Al contrario de lo que se cree, la leche en los gatos puede generarles problemas gastrointestinales porque no tienen la enzima que degrada la lactosa de la leche (desaparece luego del destete). 

3. Si se le cortan los bigotes pierden el equilibrio

En primer lugar, nunca se deben cortar los bigotes de un gato, excepto que sea por una cuestión de salud y que lo haga un veterinario. Los pelos que el gato tiene en el rostro se llaman vibrisas y están conectados internamente con receptores nerviosos. Son muy importantes para su orientación y equilibrio, pero si los pierde deberá apoyarse en sus otros sentidos. 

4. Son peligrosos para la salud

La toxoplasmosis es una enfermedad generada por un parasito intracelular que, a diferencia de lo que se cree, es muy poco frecuente en gatos y resulta más frecuente su contagio a través de frutas o vegetales mal higienizados o carne poco cocida, por ejemplo. 

[Lee también:  8 razones por las que tener un gato es bueno para tu salud]

5. Los gatos son traicioneros

Esto es totalmente un mito. No es algo propio de los gatos ser traicioneros. Tiene que ver con cómo se lo eduque. Hay gatos que son más ariscos y solitarios, y otros súper sociables. 

6. Se llevan mal con los perros

No necesariamente. Hay gatos que de pequeños conviven y aprenden a socializar con perros, con lo cual los identifica como una especia amiga. Sí es cierto, de todas formas, que a nivel de su instinto, un perro puede correr y querer cazar un gato que no conoce. Por lo que siempre hay que tener cuidado, especialmente en los gatos que andan sueltos, ya que aunque son mucho más ágiles y pueden trepar, puede ser riesgoso. 

[Lee también:  Catfulness: 7 cosas que deberías aprender de tu gato ]

7. A los gatos les gusta estar solos

Si bien los gatos son animales más observadores e independientes que los perros, por ejemplo, esto no quiere decir que los puedas dejar solo mucho tiempo y no les generará nada. De hecho, hay quienes vuelven de sus vacaciones y el gato tarda en volver a mostrarse a gusto con sus cuidadores. Siempre dependerá de la vida que lleven juntos, y de la educación que se le de al gatito.

8. Los gatos tienen 7 vidas

Esto es puro mito. Los gatos, como cualquier animal, tiene solo una vida. Puede que por ser ágiles sean capaces de evitar algunos accidentes, pero esto no los hace invencibles. De hecho, son muy delicados. 

9. Los gatos negros dan mala suerte

Este mito superticioso es totalmente falso e incluso injusto para los gatos de este pelaje. Muchas personas los rechazan, e incluso hay quienes les hacen daño solamente por haber nacido con este pelaje. 

[Lee también:  ¿De dónde viene la "mala suerte" de los gatos negros? ]

10. Los gatos engordan cuando los castran

Si bien el metabolismo del animal cambia con la castración, la obesidad no es una consecuencia que se de siempre. Una vez que el cuerpo del gato se acomoda, si la comida es la adecuada y juega lo suficiente, no tiene por qué engordar demasiado. 

Fuente:
Etiquetas: gatos
Comentarios