10 avisos que te da tu cuerpo antes de un infarto cerebral

Compartir
10 avisos que te da tu cuerpo antes de un infarto cerebral

Un accidente cerebro vascular, también llamado ACV, es el taponamiento o la rotura de una arteria del cerebro. Puede adoptar dos formas: el ataque cerebrovascular isquémico, que es el que se conoce como infarto cerebral, es el más frecuente y se produce cuando se tapa una arteria (que no está en la cabeza necesariamente) y no llega sangre a una parte del cerebro. Por otro lado, el ataque cerebrovascular hemorrágico se produce al romperse una arteria dentro del cerebro provocando una hemorragia y dañando el sector donde ocurre.


Este tipo de accidente, que es difícil de prevenir porque ocurre de repente y muchas veces sin motivos aparentes, es una causa muy frecuente de muerte y la primer causa de invalidez en los adultos y adultos mayores, ya que cuando se sobrevive puede dejar graves secuelas.

ACV, infarto cerebral o accidente cerebro-vascular

Conocer los síntomas del ataque cerebro vascular no lo previene, sino que permite detectarlo a tiempo para que haya más posibilidades de sobrevivir sin secuelas.

Para prevenirlo, es importante llevar un estilo de vida saludable:

  • Controlar la tensión arterial (la hipertensión causa ACV)
  • No fumar (si estás intentando dejarlo prueba esta forma de desintoxicar tus pulmones)
  • Controlar y tratar el colesterol
  • Tratar la diabetes
  • Practicar actividad física moderada y regular
  • Controlar el déficit de magnesio
  • Tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (consultar regularmente al cardiólogo, sobre todo, personas mayores o con antecedentes cardiológicos)
  • Consultar al médico sobre cómo prevenir las trombosis y embolias cerebrales
   

10 señales para detectar temprano un infarto cerebral

ACV, infarto cerebral o accidente cerebro-vascular

  1. Alta presión arterial. Además de un síntoma, la hipertensión es una causa de los accidentes cerebrovasculares y mantenerla controlada puede prevenirlos.
  2. Cuello rígido. Es una señal de ACV: si no se puede tocar el pecho con la barbilla hay que buscar atención médica de inmediato.
  3. Dificultad para hablar. Es uno de los síntomas de diagnóstico.
  4. Arrastrar los pies. Puede ser resultado del daño en los nervios de la rodilla durante el ACV.
  5.  Fuerte dolor de cabeza. No significa que por cualquier dolor de cabeza haya que desesperarse, pero si es muy severo y atípico o se sospecha que es más que un dolor de cabeza simple, hay que buscar atención médica. Aprende a reconocer los tipos de dolores de cabeza.
  6. Parálisis de un lado del cuerpo o entumecimiento del rostro. La parálisis en un lado del cuerpo puede ser señal de que se va a sufrir un ictus. Suele ocurrir luego o antes de dormir.
  7. Problemas visuales. Una visión nublada o disminuida repentinamente en uno o ambos ojos puede ser señal de un ictus.
  8. Dificultad para caminar, para manejar los brazos o dolor en ellos.  La dificultad para coordinar los movimientos de las extremidades es un síntoma frecuente. También, aunque no todos los que sufren un accidente cerebrovascular lo sienten, el dolor fuerte de hombros puede ser una señal para buscar ayuda médica.
  9. Fatiga repentina. Las personas que están por sufrir un ACV pueden dormir todo el tiempo e incluso quedar inconscientes.
  10. Vértigos, mareo y confusión general. Pueden ser síntomas de infarto cerebral o de muchas otras cosas, pero sin duda son motivo para recurrir de inmediato al médico.

ACV, infarto cerebral o accidente cerebro-vascular

Ante cualquier sospecha, no te asustes. Respira profundo para controlar la tensión y ten en cuenta que los síntomas pueden responder a diferentes causas y que si te estás dando cuenta de que algo ocurre eso contribuye a la detección temprana y la recuperación. Comunícate con un médico o ve de inmediato a una guardia, explícale a los doctores los síntomas y ellos te dirán qué hacer.

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Comentarios